fbpx

Cumbre de las Américas: una solución a la crisis migratoria sin el apoyo necesario

La Cumbre de las Américas dejó un pacto de países para solucionar la crisis migratoria, pero sin la foto de una región unida para sacarlo adelante.

Miembros y participantes de la Cumbre de las Américas

Foto: TW-CumbreAmericas

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Summit of the Americas: a Solution to the Migration Crisis Without the Necessary Support

Muchos dirán que fue un éxito la más reciente cumbre de las Américas, organizada en Los Ángeles. De hecho, puede ser calificada con sobresaliente: dejó un pacto migratorio en firme y contó con la participación de la mayoría de naciones de América. Sin embargo, pesaron más las ausencias que las asistencias, lo que deja a Biden en una debilitada posición de liderazgo.

Por un lado, Estados Unidos se reafirmó en no invitar a los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua. Sus sistemas de gobiernos autoritarios y dictatoriales fueron las razones por las que Washington decidiera no contar con la representación de 3 importantes países de la zona.

También te puede interesar: Cumbre de las Américas: Consecuencias del Boicot de AMLO a Biden

Como medida de solidaridad con los pueblos latinos, 3 países lideraron un boicot como forma de protesta con la lista de invitados. México, Honduras y Bolivia decidieron no asistir. A estos, también se le suman las ausencias de último minuto del presidente Lacalle Pou de Uruguay y Alejandro Giammattei de Guatemala. El primero porque dio positivo para coronavirus antes de viajar y el segundo por "temas de agenda", aunque previamente se había mostrado cauteloso ante una posible no invitación por parte de Washington (que eventualmente llegó).

Sin embargo, cuando el principal tema de la cumbre fue la crisis migratoria, destaca que los principales lugares de origen de estos migrantes son precisamente: Venezuela, Honduras, México, Cuba, entre otros. Esto deja en evidencia que la solución que se logre no es una solución que involucre gran parte del origen de los migrantes. Ya sea porque no los invitaron o se rehusaron a asistir (los jefes de Estado, ya que varias comitivas sí viajaron) lo sucedido sigue mostrando que el tema migratorio continua siendo secundario, por encima de la política diplomática.

Pacto migratorio

En paralelo mientras que se llevaba a cabo la reunión en el centro urbano más importante del occidente estadounidense, 15 mil migrantes salían del sur de México rumbo a la frontera para pedir asilo. Lo que iba a representar un dolor de cabeza para Biden, de tener a 15 mil migrantes utilizados como campaña por parte del partido Republicano, pudo ser "disuelto" tempranamente.

Sin embargo, esto no sugiere que los mismos migrantes desistan de su viaje al norte- Esto significa que los países de la región deberán coordinar y resolver el problema. En este sentido, esto mismo fue lo que se intentó en Los Ángeles con la mayoría de presidentes de la región.El mayor logro de la cumbre fue la firma de un pacto migratorio. Es un acuerdo entre los países asistentes que busca mejorar las condiciones de los migrantes a lo largo y ancho del continente americano, en especial, para aquellos que van rumbo al norte y terminan en un cuello de botella entre más se acercan a Estados unidos.

El pacto busca solucionar la crisis migratoria y reducir el flujo de migrantes a Estados Unidos. Requerirá de mucha voluntad política, inversión y coordinación entre todos los países del continente.Los 20 firmantes acordaron un plan para solucionar la crisis migratoria que vive todo el continente. En este, Estados Unidos se comprometió a ampliar hasta 20.000 su cuota de refugiados anuales desde el próximo año.

Igualmente, tanto la superpotencia americana como Canadá, ampliarán su cuota de trabajadores temporales, con la intención de que cada vez más trabajadores de países pobres, puedan trabajar en los países ricos. Para esto, incluso España, país observador de la cumbre, se comprometió a aumentar al doble el programa de migración circular para hondureños. Según la BBC, hoy, este programa solo cuenta con 250 personas con ciudadanía catracha.De la misma forma, Washington anunció que destinará miles de millones de dólares para también ayudar a los millones de migrantes venezolanos en Latinoamérica.

Por su parte, México, Costa Rica, Belice y Ecuador se comprometieron a facilitar los procesos de solicitud de asilo y refugio para los migrantes. Otros como Colombia, también mantiene su política de recepción de venezolanos, siendo el principal destino del éxodo. Pero, por otro lado, no quedó claro ningún compromiso de parte de Brasil, el país mayor poblado de la región y con la mayor economía.

Un continente mucho más hostíl para Estados Unidos

Si algo ha dejado claro esta última cumbre de los Estados Americanos es que la relación entre Estados Unidos y el resto de la zona está en una crisis. No solo por la no invitación de los Gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua, sino también porque la solidaridad de varios de los países fue con los ausentes y no con Washington.

A la par de las notables ausencias del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, o el presidente de Bolivia, Luis Arce, igualmente, sus homólogos de Argentina y Belice recriminaron la no invitación de los 3 países. Incluso, muchos ya empiezan a proponer un nuevo orden u organismo que reemplace a la ya golpeada OEA, ya que la consideran un instrumento del imperialismo americano.

Lo preocupante, es que más de que no se escuche a 3 importantes países como Venezuela, Nicaragua o Cuba, es que estas dictaduras le estén ganando el peso diplomático a Joe Biden.Las relaciones que rompió Donald Trump y que no ha sabido recomponer el actual presidente, muestran un golpeado liderazgo norteamericano. Susceptible a Boicots y a críticas, hoy Estados Unidos parece no convencer a la totalidad de países de que las sanciones a regímenes totalitarios y antidemocráticos como los del chavismo, castrismo y orteguismo deben unir a la región.

Claramente, el accionar incoherente en la historia reciente norteamericana hace que muchos gobiernos alternativos vean como una amenaza la diplomacia de sanciones que impone hoy la administración de Biden.