fbpx

Medio mundo está ardiendo: ¿Qué está pasando con la ola de calor?

En diversos países se están presentando temperaturas récord. Estados Unidos, Portugal, Reino Unido, Francia y España son algunas de las naciones más afectadas por las fuertes y constantes olas de calor que están dejando como mayor víctima al medio ambiente.

Mujer tomando agua tolerando ola de calor

Foto: Freepik

LatinAmerican Post | Daniel Alejandro Vergara

Escucha este artículo


Read in english: Half the World is Burning: What is Happening with the Heat Wave?

Este año se ha considerado como uno de los más calientes en la historia y las consecuencias se están viviendo y observando. Varios países han estado rompiendo récords de máximas temperaturas nunca antes vistas. El pasado 19 de julio, en una rueda de prensa en Ginebra, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) advirtió que por lo menos hasta 2060 será frecuente observar estas temperaturas elevadas y que podrían llegar a ser más intensas.

En cuanto al factor humano, según un artículo de la agencia EFE, la directora de salud y medio ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, advirtió que estas temperaturas pueden afectar a poblaciones vulnerables como mujeres gestantes, adultos mayores, niñas, niños y personas con enfermedades crónicas. Si bien no se han registrado cifras elevadas en cuanto a muertes tras las olas de calor, la organización hace un llamado a quedarse en lugares frescos, no realizar actividad física de alta intensidad y consumir bebidas hidratantes constantemente. De igual manera, insta a diversos gobiernos y entidades privadas a la modificación de jornadas laborales para las personas que tienen que trabajar en exteriores.

Diversos gobiernos del mundo están en alerta máxima por lo que está sucediendo. Este martes, Reino Unido llegó a los 40 grados centígrados, una temperatura que no se registraba en las islas desde 1914. Al este de Londres, se generaron incendios que consumieron cerca de 7 casas. Hasta el 16 de julio, Estados Unidos registró cerca de 92 temperaturas máximas que rompieron los récord establecidos en otros años, el Servicio Meteorológico del país afirma que al menos 40 millones de personas viven las olas de calor y sus efectos en estos momentos.

Según la OMM, Portugal alcanzó por estos días los 47 grados, otra temperatura histórica que sofoca y no permite desarrollar la vida de la población. Por su parte, en Francia, según la agencia EFE, 86 de 96 departamentos (sin contar territorios marítimos) han estado en alerta por la ola de calor. Tanto en este país como en España se han registrado diversos incendios forestales, que han permanecido activos por varios días e incluso semanas. De hecho, sistemas de transporte como los trenes han tenido que cancelar rutas y viajes por el peligro que representan los bosques consumidos por las llamas.

Te recomendamos leer: Los pueblos indígenas deben ser líderes en la conservación y sostenibilidad

Olas de calor: un riesgo para la salud y el medio ambiente

Para las agencias y organizaciones defensoras del medio ambiente, no solo el viejo continente, sino el mundo entero, debe estar en alerta máxima por la cantidad de hectáreas de selvas y bosques que se están consumiendo. Isabel Rodríguez, portavoz del gobierno de España, afirmó en una rueda de prensa que en lo que va del año el fuego ha consumido cerca de 70.000 hectáreas en todo el territorio español, como consecuencia miles de personas han tenido que ser evacuadas de sus hogares; actualmente en el país hay 25 incendios forestales activos. En un artículo del portal 20 Minutos España, se afirma que en lo que va de la semana, tanto en Francia como en Portugal se han consumido cerca de 15.000 hectáreas de bosque por las incesantes llamas.

Hay que recordar que este tipo de incendios, generados por las elevadas temperaturas, acaban con ecosistemas indispensables para la absorción de CO₂, almacenamiento de agua y el resguardo de diversas especies de fauna y flora, algo que es imprescindible para la vida en la tierra. De esta forma, se acaba con la biodiversidad, pues muchas especies no resisten los cambios tan fuertes y drásticos. Así mismo, otras consecuencias de las olas de calor son la incineración de cultivos y las sequías que paulatinamente influirán en la vida cotidiana de las diversas poblaciones.

La OMM, aunque se mostró optimista por los acuerdos a los que han llegado algunas naciones en temas de cambio climático, instó a que se realizaran mayores esfuerzos por acabar con el uso de combustibles fósiles como fuentes de energía y a que se destinaran recursos no solo para mitigar las consecuencias de estas altas temperaturas, sino con el fin de acabar con las causas de la inminente crisis climática. Pues esta es la principal causa por la que el mundo vive hoy estas olas de calor sin precedentes y que podrían ser cada vez peores.

Si quiere estar al tanto de los diversos incendios forestales y puntos de calor que se generan en el mundo, la NASA tiene abierto al público una herramienta web llamada Sistema de Información sobre Incendios para la Gestión de Recursos (FIRMS, por sus siglas en inglés), allí se detalla casi en tiempo real información sobre los incendios que afectan a la mayoría del mundo. Puede acceder al FIRMS dando clic AQUÍ