fbpx

Todo lo que debes saber de la vacuna nasal contra la COVID-19

Investigaciones recientes señalan que las vacunas nasales podrían convertirse en una necesidad para afrontar definitivamente la pandemia, pues brindarían inmunidad a las mucosas

Mujer realizando prueba covid nasal

Foto: Freepik

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: Everything You Need To Know About The Nasal COVID-19 Vaccine

Un estudio liderado por investigadores de la Universidad de Virginia señala que las vacunas contra la COVID-19 nasales podrían ser la opción definitiva para controlar la pandemia, que aún no deja de preocupar al mundo por los picos de contagios que se han presentado en las últimas semanas. De hecho, Wuhan, la ciudad china en donde se originó la enfermedad, ha vuelto a confinar a casi un millón de personas. 

La investigación mencionada indica que aunque las vacunas contra la COVID-19 actuales son efectivas en el desarrollo de enfermedades graves, ofrecen una respuesta limitada contra infecciones avanzadas, especialmente cuando se trata de Ómicron y sus sublinajes. Al respecto, hicieron múltiples pruebas en ratones y hallaron que una combinación de inmunización con vacunas de ARN más vacunación nasal mostraba una fuerte respuesta de anticuerpos neutralizantes, además contra múltiples variantes, incluidos los sublinajes de Ómicron.

“Nuestros datos sugieren que una estrategia de refuerzo de la vacuna intranasal será fundamental para proteger a las personas contra las variantes emergentes de preocupación”, dijo Jie Sun, uno de los investigadores principales, en un comunicado de la Universidad de Virginia.

Otra investigación, publicada en la Revista Science Immunology, asegura que se necesita de una iniciativa acelerada para promover las vacunas nasales. De acuerdo con los hallazgos de los investigadores, con el desarrollo de nuevas variantes, por ejemplo, del linaje de Ómicron, las vacunas y los refuerzos han ido disminuyendo su capacidad para bloquear la infección y transmisión. En este sentido, señala que: "ha surgido una importante necesidad clínica insatisfecha para bloquear la cadena de transmisión, prevenir las infecciones recurrentes frecuentes y lograr altos niveles de protección duradera contra enfermedades graves, así como prevenir las secuelas post-agudas de la infección por SARS-CoV-2".

En este sentido, las vacunas por aerosoles nasales que se están desarrollando apuntarían más a evitar la infección, que suele entrar por las mucosas, a simplemente proteger de que se desarrolle una forma grave de la enfermedad. "Eso ha puesto de relieve la posibilidad de vacunas nasales, con su atractivo para lograr la inmunidad de las mucosas, complementando y probablemente reforzando la inmunidad circulante lograda a través de inyecciones intramusculares", indica la publicación. Entonces, la vacuna nasal daría un refuerzo de primera línea ante la infección, pues atacaría al virus desde la garganta y la nariz, antes de que pudiese llegar a desarrollarse de forma más grave. 

Te recomendamos leer: Coronavirus y reinfección: ¿Qué puede pasar si tienes Covid-19 varias veces?

Las vacunas nasales en desarrollo van por buen camino

En el momento hay por lo menos 12 vacunas nasales contra la COVID-19 en desarrollo clínico. Cuatro de ellas "han llegado a la Fase 3 de ensayos aleatorizados y controlados con placebo", señala la publicación de Science Immunology. 

Por otra parte, otra investigaciñon publicada en la Revista Science Translational Medicine y liderada por investigadores del MIT, encontró que las vacunas nasales no solo tendrían efectividad ante el coronavirus, sino que podrían ser efectivas contra el VIH. "Estos resultados sugieren que el uso de vacunas de proteína anf para administrar antígenos a través del epitelio de la mucosa es una estrategia prometedora para promover la inmunidad de la mucosa contra el VIH, el SARS-CoV-2 y otras enfermedades infecciosas", afirma el estudio. No obstante, aún es preciso hacer pruebas amplias en humanos que permitan comprobar que no se presentarían efectos adversos.

Lo cierto es que, con seguridad, más temprano que tarde tendremos la posibilidad de inmunizar nuestras mucosas. Un gran avance para la ciencia, de cara a controlar la pandemia y otras enfermedades.