fbpx

Alimentos que podrían desaparecer por el cambio climático

El cambio climático dejará una serie de consecuencias sobre la vida humana. Una de ellas es la amenaza a la salud de las personas y la escasez de algunos alimentos a largo plazo.

Café, cholocate y Aguacate

Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: Foods that Could Disappear Due to Climate Change

Para la comunidad científica, el cambio climático ya es una realidad que está afectando a gran parte de la población mundial. Sin embargo, lo que se ha visto hasta el momento es apenas la punta del iceberg de lo que tendrán que vivir los seres humanos y todos los ecosistemas en los años venideros.

Esta situación es cada vez más preocupante, no solo por el hecho de que aparecerán catástrofes naturales que impactarán negativamente ciudades y comunidades, sino que también habrá un problema de seguridad alimentaria que empeoraría las condiciones de vida de las personas más pobres. Sumado al crecimiento de la población global, es posible que aumente el hambre y la malnutrición. Aquí es importante destacar que los factores socioeconómicos han influido fuertemente en el calentamiento global, consecuencia que había sido advertida décadas atrás por los expertos.

De esta forma, es innegable que el cambio climático tiene, y va a seguir teniendo, un impacto grande en las formas de vida y las costumbres, incluso en la gastronomía. Te contamos sobre algunos alimentos que estarían amenazados por el cambio en el clima.

Alimentos que podrían desaparecer por el cambio climático

En el informe "Climate Change: 2021: The Physical Science Basis", los expertos han detallado la forma en que la humanidad se verá en aprietos para el 2050. Uno de los puntos claves es que, debido a las grandes olas de calor, que ya se sienten en Europa y Estados Unidos, se prevé una gran disminución del agua dulce y aumento de los niveles del mar.

Estas condiciones de vida harán que, paulatinamente, algunos alimentos que consumimos en nuestra cotidianidad empiecen a escasear hasta el punto de desaparecer del mercado. De la misma manera, la brecha social se ampliaría aún más, generando mayores desigualdades a nivel político, económico y social. Entre los alimentos que desaparecerán están:

El chocolate:

Este producto se origina del cacao, un alimento complicado de cultivar, pues solo habita en territorios donde la temperatura llegue a los 20 grados centígrados. Actualmente, la mitad de la producción del cacao en el mundo está en Costa de Marfil y Ghana, dos países que ya sienten el impacto del calentamiento global.

El café:

Este alimento necesita esencialmente de la polinización de las abejas y abejorros para su producción. Sin embargo, estos dos insectos no logran adaptarse a los climas extremos que enfrenta la tierra. Por lo tanto, es probable que un tercio de su población desaparezca antes del 2030, afectando los cultivos. De la misma manera, hay indicios de que antes del 2100 la tierra donde se cultiva el café será infértil.

Te sugerimos leer: Científicos descubren microplástico en sangre, carne y leche de animales de granja

Los plátanos:

Igual que como sucede con el cacao, esta fruta requiere un clima moderado para poderse cosechar. Las condiciones ambientales harán que desaparezca en al menos diez países antes del 2050.

Aceite de oliva:

Este se verá afectado por las plagas y la aridez del suelo debido a las sequías. De modo que, la producción de olivos (de donde se extrae el aceite) estará amenazada.

El aguacate:

Esta fruta tan apetecida tiene un futuro incierto. Lo más probable es que deje de consumirse porque su producción requiere enormes cantidades de agua. Solo un árbol necesita 230 litros. Para las próximas décadas, las reservas de agua no darán abasto para su sobreproducción.

Carnes rojas:

De acuerdo con la FAO, la industria ganadera es la responsable del 15% de las emisiones de gases en la atmósfera. Además, hay que adicionar que este modelo industrial promueve la deforestación, uso excesivo de las fuentes hídricas y la emisión de gases de metano de los propios animales. Por eso, dentro de las propuestas del organismo internacional se recomienda una gran reducción en el sector ganadero. Se presume que con el tiempo habría una transición a los productos cárnicos hechos a base de vegetales.

El arroz:

Es otro de los productos que se ha visto amenazado recientemente por los fenómenos climáticos extremos. En Italia, con la crisis ambiental, se estima que los agricultores perderán el 30% de sus cosechas este año. Así mismo, por la disminución de la capacidad de la tierra es posible que vaya desapareciendo de la vida cotidiana, por lo menos en varias de sus variedades.

Amenazas a la salud humana y recomendaciones de la FAO frente al cambio climático

De acuerdo con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), uno de los grandes retos que tendrá la humanidad frente al cambio climático será enfrentarse a la aparición de nuevas plagas y enfermedades que surgen a partir de determinadas temperaturas y condiciones de humedad.

Así mismo, se estima que esta situación afectará a 200 millones de familias en todo el planeta que dependen de la pesca y la acuicultura, pues las altas temperaturas traerán fuertes sequías y el calentamiento de los recursos hídricos.

Por otro lado, el documento de la FAO sobre “Cambio Climático y Seguridad Alimentaria” advierte que, aunque la agricultura es parte del problema, también puede ayudar a disminuir las emisiones de gases tipo invernadero con un buen manejo de los ecosistemas y un uso eficaz de la tierra, que permita controlar la forma en cómo se explota. De este modo, se podrán conservar los recursos naturales y garantizar la producción de alimentos en el mundo.

Así mismo, hace un énfasis puntual en que se debe hacer un manejo sostenible de la ganadería y que todas las naciones deben prepararse para la adaptación de un futuro que va a estar sometido a las condiciones cambiantes del clima. Finalmente, frente a esta problemática sólo queda que los gobiernos empiecen a implementar políticas de adaptación y sostenibilidad para que el mundo pueda llevar una vida menos catastrófica.