fbpx

¿Donald Trump está viviendo otro Watergate?

El FBI está allanando la mansión en Florida de Donald Trump. El expresidente ha calificado el hecho como un Watergate.

Donald Trump

Foto: Flickr-Michael Vadon

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Is Donald Trump Experiencing Another Watergate?

El expresidente estadounidense Donald Trump encamina su candidatura para las próximas elecciones de 2024. Oficialmente, competirá en unas posibles primarias republicanas para, luego, enfrentar (muy probablemente) al actual presidente Joe Biden.

Sin embargo, al polémico magnate neoyorquino se le acaba de sumar un nuevo escándalo. Debido a una investigación por un presunto mal uso de documentos oficiales, la casa del expresidente Trump en Mar-a-Lago, en el estado de Florida, fue allanada, donde incluso abrieron su caja fuerte. Trump la calificó como un hecho similar al escándalo del Watergate, acusando esto de una persecución política.

Pero, ¿Qué tanto se parece este acto al escándalo del Watergate que tumbó a un presidente en ejercicio?

¿Qué fue el Watergate?

A principios de la década de los 70, se conoció uno de los mayores escándalos políticos en Estados Unidos. Empezó por un robo de información del complejo de oficinas Watergate ubicado en la ciudad de Washington. Esta información fue sustraída del Comité Nacional del Partido Demócrata. Este robo, como se conoció luego, fue orquestada desde la administración del presidente Richard Nixon, el cual intentó encubrir el hecho.

El FBI descubrió una conexión entre los hombres que ingresaron a las oficinas del CNPD y el Comité para la Reelección del Presidente Nixon y el mismo Partido Republicano.

Dentro de los hechos, también hubo acoso a políticos opositores o funcionarios que eran considerados sospechosos por parte del grupo cercano a Richard Nixon. La Casa Blanca también instrumentalizó a la Oficina Federal de Investigación (FBI), la Agencia Central de Inteligencia (CIA) o al Servicio de Impuestos Internos (IRS), lo que terminó en una crisis institucional debido al abuso de poder que el Gobierno de Nixon estaba implementando. Estos hechos terminaron en la renuncia del presidente en 1974, además de 48 personas, que hacían parte del Gobierno, encarceladas.

¿Está Donald Trump sufriendo un Watergate?

Evidentemente, hay palabras que se repiten: FBI, investigación y allanamiento de un líder de oposición. Sin embargo, el contexto es completamente opuesto y no deja entrever un abuso de poder por parte de la actual administración, o por lo menos, no por ahora.

No obstante, hoy, el actuar de las instituciones del Estado, tienen una investigación de por medio. El presidente y su grupo cercano está siendo investigado sobre el manejo que el expresidente hizo de documentos oficiales, algo similar a la investigación que enfrentó Hillary Clinton luego de su papel como Secretaria de Estado durante la presidencia de Barack Obama.

Incluso, fue el mismo Trump que en su campaña de 2016 pedía insistentemente que “metieran presa” a su contrincante demócrata, la ex primera dama Hillary Clinton, por el escándalo de mal uso de correos confidenciales. Por su parte, Trump es investigado por, supuestamente, ser responsable del mal manejo de documentos oficiales, por lo que los Archivos Nacionales pidieron una investigación al Departamento de Justicia. Esto, debido a que los presidentes de Estados Unidos tienen la obligación, por ley, de transferir todas sus cartas y documentos de trabajo y correos a los Archivos Nacionales y se especula que Trump no cumplió y que hubo daño de varios archivos.

El magnate neoyorquino negó estas acusaciones en su momento y las calificó como noticias falsas. Lo llamativo es que esta ley, que prohíbe deshacerse de los documentos oficiales, se creó tiempo después del escándalo del Watergate, con la intención de llevar un registro del actuar de los mandatarios cuando salen del poder y verificar sus conductas.

También te puede interesar: El retorno del grupo de los BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica 

Para que el FBI entrara a Mar-a-Lago, fue necesaria una investigación y una orden firmada por un juez, además del visto bueno del director del FBI y el Fiscal General Merrick Garland. El trumpismo ha cobijado a su líder y han avisado que tan pronto tomen el control de la Cámara Baja, adelantarán investigaciones a Garland para evaluar estas acciones.

"Ya he visto suficiente. El Departamento de Justicia ha llegado a un intolerable estado de politización armada. Cuando los republicanos recuperemos la Cámara, llevaremos a cabo una inmediata supervisión de este departamento, seguiremos los hechos y no dejaremos una piedra sin remover. Fiscal General Garland, guarde los documentos y despeje su agenda", dijo Kevin McCarthy, líder de los republicanos en la Cámara de Representantes.

Trump, actualmente, también afronta investigaciones por su participación en la toma del Capitolio en 2020, y los esfuerzos del presidente o sus allegados de desconocer las elecciones de 2019 que dieron la victoria a Joe Biden y que Trump y varios de sus seguidores se han enfocado en desconocer.