fbpx

¿Qué está pasando con las vacunas contra la viruela símica en Latinoamérica?

En la actualidad, solo existe un proveedor de la vacuna contra la viruela del mono. Sin embargo, la OPS ya empezó negociaciones para que la región de Las Américas tenga un acceso justo a los suministros.

Vacuna contra la viruela del mono

Foto: Freepik

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: What is Happening with the Monkeypox Vaccines in Latin America?

Si existe algo que pueda generar miedo y zozobra en la humanidad es volver al confinamiento que se vivió hace dos años con la aparición del coronavirus. Hoy esa realidad parece inconcebible, teniendo en cuenta los problemas sociales y de salud pública que trajo la pandemia.

Sin embargo, la reaparición y propagación de la viruela símica ha estado alertando a las instituciones de salud internacionales, pues, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en el planeta ya se han registrado más de treinta y siete mil contagios.  Aunque la situación no es tan grave como lo fue con la COVID-19, sí es importante que las naciones empiecen a tratar con responsabilidad estos casos y gestionar las vacunas existentes para evitar infecciones masivas.

Te recomendamos leer: La lucha contra el VIH SIDA tiene avances, pero también retrocesos y peligros

¿Qué es la viruela del mono?

Se trata de una enfermedad zoonótica viral que es causada por el virus de la viruela símica. También se le conoce como viruela del mono. Esta enfermedad apareció por primera vez 1958 en un laboratorio de Dinamarca en un estudio hecho en simios. Posteriormente, en 1970 surgió el primer caso de infección en humanos en la República Democrática del Congo y luego se propagó por otras partes del mundo.

Así mismo, los síntomas de esta infección viral pueden ser de leves a graves, dependiendo de la respuesta de cada organismo. Su duración tiene un promedio de tres semanas. No obstante, las señales más comunes son fiebre, dolor de cabeza intenso, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor muscular y erupciones en la piel. Aunque en el siglo pasado se creó la vacuna para tratar esta enfermedad, los planes de vacunación se suspendieron porque el virus se había erradicado.

¿Cómo están los casos en América Latina y los planes de vacunación?

En 24 países de Latinoamérica ya se han reportado más de diez mil casos de viruela sísmica. Esto significa que la región en estos momentos tiene el 38% de los contagios totales a nivel mundial.

Teniendo cuenta la situación socioeconómica de las Américas, la Organización Panamericana de la Salud, aprobó el pasado 5 de agosto una resolución en su Consejo Directivo en el que se especifica un apoyo justo para que varios países de la región puedan tener un acceso equitativo a la vacuna, especialmente para las poblaciones de mayor riesgo.

"Creemos que cuando las medidas recomendadas se aplican adecuadamente, podemos detener la transmisión del virus de la viruela símica", afirmó directora de la OPS, Carissa F. Etienne, en su sitio web oficial.

Lo que representa este nuevo paso contra la viruela símica es un nuevo compromiso que está implementando la entidad internacional con los Estados Miembros, cuyo fin es evitar el colapso social y de salud pública que vivieron los países menos desarrollados durante la pandemia actual.

¿Qué incluye en plan de vacunación que propone la OPS?

La resolución aprobada el pasado 5 de agosto busca básicamente un plan estratégico coordinado entre la misma OPS y los Estados Miembros, donde se pretende una serie de objetivos como:

  • Comunicación de riesgos.
  • Participación de las comunidades afectadas.
  • Detección temprana y vigilancia.
  • Tratamiento.
  • Aislamiento de los pacientes.
  • Seguimiento de los contactos.

En la actualidad, solamente existe un productor de la vacuna contra la viruela sísmica y por tal razón los suministros de dosis son estrechamente limitados. Sin embargo, la organización internacional le ha salido un paso adelante a esta situación y ha empezado a las primeras negociaciones para ofrecer un acceso equitativo en la región, priorizando grupos específicos.