fbpx

Bolsonaro recorta ventaja sobre Lula, ¿a qué se debe esa tendencia?

A pocos meses de las elecciones presidenciales en Brasil, Lula se mantiene al frente de las encuestas, a pesar de que los números de Bolsonaro siguen aumentando. Analizamos a qué se debe esta tendencia.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

Foto: Flickr-Palacio do Planalto

LatinAmerican Post | Yolanda González Madrid

Escucha este artículo


Read in english: Bolsonaro Cuts Advantage Over Lula, What is the Reason for this Trend?

Luego de varios años con una fuerte tendencia de derecha, Latinoamérica vuelve a inclinarse hacia la izquierda en un camino que inició en 2018 con México y que podría sumar una sexta potencia este 2022 con Brasil. Y es que la nación más grande del Cono Sur ha vivido unos meses de intensidad de cara a sus elecciones en octubre. El candidato que lidera las encuestas es el exmandatario Lula da Silva que se enfrenta al presidente Jair Bolsonaro.

Brasil no vivía una situación tan agitada desde hace años. Hay muchos temas sobre la mesa que necesitan de atención y soluciones inmediatas. Solo por mencionar algunos, el país está lidiando con el aumento de la inseguridad, con los daños producto de la deforestación, el alza de precios, e incluso por las malas políticas que los han colocado nuevamente en el mapa del hambre de la ONU.

Te puede interesar: Así inicia la relación del presidente Gustavo Petro con las Fuerzas Armadas de Colombia 

Ante estos escenarios, la ciudadanía se ha estado debatiendo entre dos tendencias para intentar salir a flote lo más pronto posible. Por un lado, Bolsonaro intenta aplicar distintas estrategias para recuperar el terreno perdido en la recta final, algo que ha logrado conseguir recientemente. Mientras que, por otra parte, Lula se erige como la única opción capaz de revertir los actuales problemas, y eso se refleja en las encuestas.

Quizás algunos se preguntarán cómo llegó el candidato de izquierda a ser el favorito con todos los escándalos de corrupción que lo rodean. La respuesta apunta al avance del autoritarismo y la destrucción institucional por parte del actual presidente. Lula regresa en una situación social crítica y eso le ha dado mayor fuerza a su campaña, pero el hecho de que empiece a bajar su porcentaje podría ser el inicio de una nueva tendencia.

Bolsonaro, a mejorar su posición

Según la encuestadora Datafolha, Lula se mantiene como el candidato favorito con un 47% sobre el 29% de Bolsonaro, cifras publicadas a finales del mes de julio. Pero si bien el político de izquierda cuenta con una cómoda ventaja, lo cierto es que hasta no hace mucho la brecha era más grande (59% a 22%). Incluso, en una eventual segunda vuelta seguiría estando al frente (55% a 34%), a pesar de que continúe arrojando puntos menos en comparación con meses anteriores.

Esta mejoría en los números de Bolsonaro puede relacionarse con el fracaso de una tercera vía. Los electores de derecha nunca vieron con buenos ojos las opciones de otros candidatos, y para evitar el regreso al poder de la izquierda no les queda de otra que votar por la reelección del actual presidente. Y es que, según han explicado varios analistas expertos, esta tendencia podría seguir tomando fuerza con el pasar de los meses.

Para entender mejor este asunto, es importante señalar que los excandidatos Sergio Moro y Joao Doria dieron un paso al costado que provocó un pequeño despunte en Bolsonaro. Los puntos porcentuales de cada uno de ellos recayeron en su mayoría para el mandatario brasileño, que ahora deberá apostar todo por convencer al porcentaje de electores indecisos.

Por su parte, la situación sanitaria de la pandemia sería otra carta que está jugando a favor del político de derecha. Buena parte de los votantes ya se encuentran menos preocupados por la Covid-19, y parte de ello es gracias al programa de asistencia social que está operativo desde 2020 para atender a trabajadores informales. Con esto, Bolsonaro ha demostrado su interés por realzar el poder público en Brasil.

Asimismo, la tendencia alcista por la que pasa el líder brasileño comienza a darse en un momento cumbre previo a las elecciones. Sus programas sociales, como las ayudas económicas a los más vulnerables por los aumentos de precios, también son parte de esa estrategia efectiva para recortar ventaja sobre Lula. Aunque por eso lo tildan de "comprar al pueblo", no deja de ser un movimiento que a corto plazo beneficia a los electores.

Entonces, ¿podrá Bolsonaro seguir recortando distancias en los sondeos? Es muy probable. Será esencial que el mandatario deje de lado aquellos asuntos que le restarían popularidad, como las polémicas y guerras ideológicas, para así priorizar tres frentes importantes: los jóvenes, la clase baja y el electorado femenino. Cada paso que tome cobrará mayor relevancia de cara a unas elecciones históricas para Brasil.