fbpx

Apps de religión para encontrar la 'media naranja'

La postura política, el status económico y hasta el apellido han sido detonantes para que alguien encuentre pareja por medio de las diferentes aplicaciones para citas. Sin embargo, ha surgido una tendencia en donde la religión que profesa la persona es crucial para completar el 'match'.

Fotograma de 'Catholic Singles'

Foto: solteroscatolicos.com

LatinAmerican Post| David García Pedraza

Escucha este artículo


Read in english: Religion Apps to Find the 'Better Half'

A la hora de buscar pareja, la impresión o primera imagen es relevante, bien dicen que todo entra por los ojos, a pesar de que actualmente los estudios sobre atracción y sexualidad han ampliado ese espectro de que todo se limitaba al físico, no deja de ser fundamental. Sin embargo, no es lo más importante cuando lo que una persona busca es encontrar a un individuo interesante, con quien se pueda dialogar, salir y a mediano plazo tener una relación estable.

Las preguntas usuales a la hora de tener un primer acercamiento, en especial por medio de las aplicaciones para citas, son: ¿A qué te dedicas? ¿Qué te gusta hacer? ¿Con quién vives? Preguntas que determinan el status social de una persona y sus responsabilidades y gustos. Estas interrogaciones, a pesar de ser un cliché, son apreciables a tal punto de decidir si se continúa o no hablando con la otra persona. En la actualidad, se presenta un auge de preguntar sobre las creencias religiosas y espirituales, desde la astrología, pasando por religiones monoteístas hasta el ateísmo, y es allí donde varias aplicaciones han puesto su atención.

Las creencias religiosas como el detonante para hacer un ‘match’

Es común en las familias, al momento de conocer a la pareja de algún miembro, interesarse por la creencia que esa persona tiene con el fin de que si la relación prospera no existan malentendidos a la hora de oficializar un matrimonio. Además, de si la pareja opta por tener hijos, saber que no se discutirá por el modelo de crianza y educación que recibirán. Un agregado es que, más y más personas utilizan las aplicaciones para conocer pareja, sobre, todo con la pandemia de la COVID-19, las personas no tenían modos de salir y tener un primer acercamiento cara a cara. Por mostrar el caso de Colombia, en donde más del 46% de la población utilizó alguna aplicación de citas para conocer personas y más del 56% utilizó internet para crear algún vínculo social, cifras tomadas de un estudio realizado por GoDaddy Register y el Centro Nacional de Consultoría.

Lea también: ¿Qué hay detrás de la compra de Amazon a iRobot, la empresa de Roomba?

El aprovechamiento de la tecnología en las comunidades católicas

Desde aplicaciones para la lectura de la biblia, rezar el rosario y conocer las noticias desde Roma, llegan apps para ligar con personas afines a la religión católica, como lo son Catholic Match, Catholic Singles, Christian Cupid, siendo estas las mejores calificadas por los usuarios.

Existe otra aplicación para católicos solteros llamada ‘App Common’, creada en México, que cuenta con más de tres mil usuarios, y como lo explica Lucía Navarro, una de las diseñadoras de la app, en el portal Rome Reports, esta manera de interactuar virtualmente comenzó por la necesidad de que personas cercanas a ella querían conocer y ‘conectar’ con alguien más allá de una simple salida a comer, además de que cuando se filtraba por ‘religión’ se decantaba la cantidad de personas para conocer.

Otro creador de la aplicación, Daniel Mercado, también expresó que el fin de la aplicación es encontrar a una persona idónea para entablar una relación, inclusive llegar al matrimonio y conocer cuántos hijos desean tener, además expresa que involucraron expertos en sexualidad y noviazgo para que aconsejen a los usuarios que utilizan la aplicación.

La humanidad poco a poco va descubriendo más sobre cómo se asocian las personas, sea por un interés individual, colectivo, por gusto, por necesidad, por compatibilidad, etc. Hay muchas variables para que una persona encuentre a su pareja ideal, una idea muy subjetiva, pero real y que hasta ahora se empieza a entender. La ciencia estudia todo el comportamiento hormonal y neuronal que hay detrás de elegir a una persona y, para una comunidad en específico, la religión tiene un peso moral para decidir a quién escoger como compañero sentimental.