fbpx

¿Qué son los refugios climáticos y cuál es su importancia ante el calentamiento global?

Los expertos están descubriendo regiones del mundo con micro ambientes con condiciones ideales para servir de refugio a distintas especies ante el cambio climático. Entérate de lo que debes saber sobre este tema.

Los pingüinos en el Mar de Weddell

Foto: National Geographic

LatinAmerican Post | José Alejandro Malavé

Escucha este artículo


Read in english: What Are Climate Refuges And Why Are They Important?

El cambio climático es uno de los temas que más preocupa a expertos, instituciones, gobiernos e individuos particulares. Es innegable su impacto en entornos naturales, en donde afecta a plantas y animales. Estima Greenpeace que 3.300 hectáreas de lenguas de hielo que existían a inicios del siglo XX en el Pirineo se han reducido a solo 390. Por su parte, la Organización Meteorológica Mundial indica que en los últimos años la media de temperatura mundial fue de aproximadamente 1,2 °C superior a los niveles preindustriales (1850-1900), y que la década que va de 2011 a 2020 fue la más cálida jamás registrada.

“El cambio climático está afectando a procesos esenciales de muchos organismos, como el crecimiento, la reproducción y la supervivencia de las primeras fases vitales, pudiendo llegar a comprometer la viabilidad de algunas poblaciones”, alerta Greenpeace.

Sin embargo, muchas especies han encontrado refugio en espacios en los que se amortiguan los efectos del cambio climático y brindan las condiciones necesarias para subsistir. Estos pueden definirse como micro-refugios climáticos. Según un informe de la Universidad de Zaragoza, estos son “pequeños parches en el territorio con características ambientales favorables para determinados organismos que les permiten habitar fuera de sus distribuciones principales, donde las condiciones les son o se les han tornado desfavorables. Se trata de áreas caracterizadas por condiciones climáticas estables, brindando a muchas especies la oportunidad de persistir a largo plazo en épocas de cambio climático”.

Son numerosas las investigaciones que están identificando y estudiando estos espacios. Entérate de cuáles son algunos de estos refugios climáticos alrededor del mundo.

Los pingüinos en el Mar de Weddell

La Antártida es una de las regiones más afectadas por el cambio climático, lo que hace que las poblaciones de pingüinos disminuyan cada vez más. Según datos que aporta Greenpeace, las poblaciones de pingüinos de cara blanca de la Isla Elefante se han reducido en un 77% en los últimos cincuenta años.

No obstante, en el mes de enero, una expedición de Greenpeace con científicos a bordo de la Universidad de Stony Brook de Nueva York, descubrió en el Mar de Weddell (una amplia porción del océano Atlántico Sur en la Antártida) que en la última década las poblaciones de pingüinos se han mantenido estables en tres islas. Se encontraron más de 40.000 crías de pingüino de Adelia en las islas Devil, Vortex y Penguin Point.

Según los investigadores, esto puede deberse a un enorme conjunto de placas de hielo presente en la región y a la poca actividad pesquera, lo que genera condiciones ideales para la subsistencia de estos pingüinos.

“El mar de Weddell difícilmente es inmune al cambio climático, pero parece que los pingüinos Adelaida que se reproducen en esta área permanecen protegidos de la peor de las amenazas a las que se enfrentan esas poblaciones que disminuyen tan rápidamente en el lado occidental de la península Antártica, donde las temperaturas están aumentando. Nuestra comprensión de la ecología en este paisaje inhóspito continúa creciendo cada año, pero todo lo que aprendemos apunta hacia su valor para la conservación”, dijo Heather J. Lynch, profesora de la Universidad de Stony Brook y una de las líderes de la expedición.

El Fageda d'en Jordà

Una investigación encabezada por Jofre Carnicer, profesor de Ecología de la Universitat de Barcelona y miembro del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), ha descubierto un refugio climático en el Fageda d'en Jordà, una reserva natural compuesta de un bosque de hayas de características únicas en España. Bajo las copas de las hayas se genera un microclima que puede llegar a ser 5 ºC más fresco que el de sus proximidades. Este es un entorno propicio para la mariposa Blanca Verdinervada y en el cual puede tanto reproducirse, como crecer con facilidad. Ello contrasta con el hecho de que estas mariposas se encuentran en declive en diversos lugares de Cataluña, producto del cambio climático.

Lea también: Fracasaron las negociaciones del Tratado Global de los Océanos de la ONU

Parque de Yosemite

En California, el cambio climático tiene un impacto notable, ya que es propicia a sequías e incendios de gran intensidad. Sin embargo, investigaciones como la llevada a cabo por Toni Lyn Morelli, investigadora del Northeast Climate Adaptation Science Center, han identificado dentro del parque natural Yosemite diversos refugios climáticos, que incluyen parte de Sierra Nevada. Estos sirven de amparo para una especie de roedor en particular típico de la zona, la ardilla de tierra de Belding (Urocitellus beldingi), cuya población se mantiene estable en estos espacios.

Bosque boreal de Canadá

Uno de los ecosistemas que más se ve impactado por el cambio climático son los bosques boreales. Alrededor de un 30 % de ellos se encuentran en Canadá y representan un 75% de la superficie forestal de este país. El cambio climático hace que los incendios sean cada vez más frecuentes en estos. Estudios como los efectuados por la Universidad de Alberta han logrado ubicar espacios en dichos bosques que actúan como refugio climático de la vida salvaje. Igualmente, se han identificado lugares que son más resilientes a los incendios.

También se han estudiado los lagos de los bosques boreales canadienses. Estos “absorben el calor y reducen la temperatura en la zona, actúan como si fueran un aire acondicionado que refresca el paisaje. Los modelos climáticos no tenían en cuenta este efecto de los lagos, pero ahora ya sabemos que en el futuro conseguirán amortiguar un poco el aumento de las temperaturas en la zona”, asegura Diana Stralberg del Servicio Forestal del Canadá.

En definitiva, el reconocimiento y estudios de estos microclimas que sirven de refugio resulta de gran importancia, ya que como explica el informe de la Universidad de Zaragoza, “La pérdida de biodiversidad es una de las consecuencias más importantes de los cambios climáticos. Por ello, conocer las áreas que permitirían sobrevivir a determinados organismos en el actual escenario de calentamiento global constituye un primer paso en la conservación de la biodiversidad”.