fbpx

Liz Truss en el Reino Unido: ¿Transformará el panorama de las mujeres líderes en el mundo?

Liz Truss es la nueva primera ministra del Reino Unido, la aparente nueva "Dama de Hierro" aporta a la transformación del horizonte para las mujeres en el poder en el mundo

Liz Truss, Primera Ministra del Reino Unido

Foto: Unidad de Derechos de la Información

Latinamerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Liz Truss In the UK: Will She Transform the Scene of Women Leaders in the World?

La llegada de la primera ministra Liz Truss a Downing Street no supuso ninguna sorpresa. La política británica ha sido una de las constantes a lo largo de los gobiernos de David Cameron, Theresa May y Boris Johnson, lo que la convirtió en una de las cartas fuertes para suceder a este último. Sin embargo, su llegada supone un reto ante la crisis que desató Johnson y los problemas globales, pero al mismo tiempo un panorama optimista para las mujeres en puestos clave en el mundo.

Truss, a corregir los errores de Johnson

La nueva primera ministra llega con numerosos retos por delante, desde atender los problemas internos del país, como la crisis económica y energética, hasta los problemas del exterior como la guerra en Ucrania. Además, debe cargar con la responsabilidad de mejorar la imagen del gobierno británico tras los escándalos de su antecesor, que en conjunto ocasionaron su dimisión. Las acusaciones de acoso sexual a alguien cercano al ex primer ministro y la molestia de numerosos nombres clave en su gobierno produjeron una ola de renuncias que añadieron debilidad a la posición de Johnson.

Truss debe así recuperar la confianza de los ciudadanos y del Parlamento en su conjunto para poder concretar un proyecto de gobierno que se perfila disciplinado y de "mano dura".

Liz Truss ¿la nueva "Dama de Hierro"?

Reino Unido tiene una inflación del 10.1% de acuerdo con datos del Gobierno Británico. Con el invierno cerca, el costo de la energía se ha multiplicado, al igual que en toda Europa, debido al conflicto entre Rusia y Ucrania. Ahora más que nunca se han hecho sentir los estragos del Brexit y la pandemia. Truss logró convencer a su partido de que tenía la fórmula para regresar al Reino Unido a la senda del crecimiento. Con el espíritu de Margaret Thatcher, Truss se propone un gobierno férreo que recupere la confianza y vuelva los números al color negro. 

Es la tercera mujer en ser primera ministra, la segunda en menos de una década, tras Theresa May. Su primera batalla internacional será la relacionada con Ucrania, desde el comienzo de la guerra su país ha aportado más de £2 300 millones de libras y Truss afirma que el Reino Unido seguirá al lado de los ucranianos. En febrero pasado, la entonces ministra de exteriores se reunió en Moscú con Serguéi Lavrov, ministro de exteriores ruso. El encuentro no llegó a ningún acuerdo serio y permitió observar la actitud de Moscú hacia la ahora primera ministra.

Truss no podrá darse el lujo de mostrar debilidad ante Vladímir Putin. Pese a que su país ya no forma parte de la Unión Europea, cuando se trata de Rusia sigue mostrando unidad con el continente. Sin el liderazgo de Angela Merkel y con la actitud débil mostrada por Macron, Truss tiene la oportunidad de liderar los esfuerzos europeos para consolidar una posición que hoy nadie tiene, menos aún entre las mujeres que son líderes de gobierno en Europa. 

También puedes leer: Bolsonaro agita el miedo y Lula da Silva la nostalgia en un Brasil dividido

Las mujeres que lideran en el mundo en la era post-Merkel

Dentro de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, en la Comisión Europea, y Roberta Metsola, en el Parlamento Europeo, son las únicas que ocupan puestos de alto nivel. A nivel nacional, las mujeres son primeras ministras en Francia, Dinamarca, Estonia, Suecia, Finlandia, Islandia, Lituania y Serbia. También son presidentas en Georgia y Grecia, mientras que Moldavia es el único país donde la presidencia y la jefatura de gobierno son ocupadas por mujeres simultáneamente.

En ninguna de las potencias europeas continentales, alguna mujer ocupa el máximo cargo desde la salida de Merkel del poder. Truss es ahora la única mujer en tener dicho cargo entre las potencias militares y económicas. Además, dentro del Reino Unido cuenta con Nicola Sturgeon como primera ministra de Escocia, aunque con posiciones políticas encontradas.

En América solo Xiomara Castro en Honduras es presidenta en la actualidad, aunque Brasil, Panamá, Ecuador, Costa Rica, Chile, Argentina, Nicaragua, Bolivia y Canadá ya han tenido mujeres en los cargos máximos.

En África, tres mujeres son primeras ministras, en Namibia, Tanzania, Togo y una presidenta en Túnez. Mientras que en Asia también son cuatro: tres presidentas, en la India, Nepal y Singapur, además de una primera ministra en Bangladesh. En Oceanía destaca el caso de Jacinda Ardern, primera ministra neozelandesa, quien ha sido aclamada en el mundo por el manejo ejemplar de la pandemia en su país. 

¿Por qué aún hay pocas mujeres en el poder?

Ninguna mujer ha sido secretaria general de la ONU o de la OTAN, ni el cargo de mayor poder en Estados Unidos, Rusia, España, Japón o China. En el caso estadounidense, en el más reciente intento, la ex primera dama y ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, ganó la votación popular, pero no los votos electorales necesarios para obtener la presidencia. La razón de su derrota podría deberse a una razón de género, pero también a las críticas en su gestión como secretaria. 

No obstante, con excepción del Reino Unido, la mayoría de potencias no han dado la oportunidad de gobernar a una mujer, algo que puede deberse a la discriminación de género y a las aún escasas políticas para crear gobiernos con paridad de género. Las mujeres han sido relegadas a cargos ministeriales, principalmente en temas ambientales, de la mujer, cultura e identidad de género, no así en temas de defensa, finanzas o relaciones exteriores. De acuerdo con la ONU, en 2021 apenas el 6% de los 193 países que integran a la organización, tiene a una mujer en el cargo principal, una brecha aún lejos de ser removida.