fbpx

¿Qué es la dieta mediterránea y porque se considera tan saludable?

En los últimos años, varios estudios han investigado la relación de la dieta mediterránea con la salud de las personas y han concluido que, además de vincularse con la longevidad, ha resultado ser una de las más sanas del mundo.

plato de comida mediterranea

Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Daniel Alejandro Vergara

Escucha este artículo


Read in english: What is the Mediterranean Diet and Why is it Considered to be so Healthy?

La dieta mediterránea ha sido asociada con diferentes beneficios para la salud. Investigaciones han concluido que puede ayudar a combatir el cáncer y a prevenir diversos problemas cardiovasculares.

Aunque al escuchar “dieta mediterránea” es posible imaginar que es un concepto que involucra a todos los países que limitan con el mar mediterráneo, este tipo de alimentación es un poco más específica. La doctora en farmacia María Rodríguez Palmero asegura, en una investigación de la Universidad de Barcelona, que este régimen nutricional se trata de un estilo de alimentación que se desarrolló en una región específica del mediterráneo. “En un sentido estricto, la dieta mediterránea corresponde al patrón de alimentación de la isla de Creta, parte de Grecia y del sur de Italia a principios de los años sesenta. Esta precisión geográfica y temporal está basada en estudios epidemiológicos que demostraron que la esperanza de vida de las personas adultas en estas zonas del sur de Europa era de las más altas del mundo, mientras que la tasa de enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas relacionadas con la dieta estaba entre las más bajas del mundo”, expone Rodríguez.

Uno de los principales alimentos que ha sido objeto de muchos estudios que hacen parte de esta dieta es el aceite de oliva. Mientras que en el mediterráneo los aceites son de origen vegetal, en el norte de Europa proceden de animales, algo que aumenta más el consumo de grasas saturadas y puede contribuir a la aparición de enfermedades cardiovasculares. La doctora Rodríguez Palmero afirma que el ácido oleico (del aceite de oliva) es considerado en el mundo de la nutrición como un agente antitrombótico, en relación con otros tipos de aceites.

Es muy posible que el uso del aceite de oliva, esté relacionado con el consumo de diversos tipos de vegetales y legumbres en ensaladas, que también son conocidas por aportar un importante valor nutricional al cuerpo humano. Así mismo, el alto consumo de pescado y el bajo consumo de carnes rojas están relacionados con el consumo equilibrado de grasas necesarias para el cuerpo humano y, por consiguiente, la reducción de problemas cardiacos.

En este sentido, los alimentos mediterráneos son beneficiosos para la salud, ya que tienen un bajo aporte de proteína animal con grasas saturadas. Por el contrario, aportan grasas monoinsaturadas, Omegas 3 y 6, son ricos en fibra y diversos en antioxidantes.

Un estudio publicado en la revista Harvard Health Publishing, que involucró a mil personas en España con enfermedad de las arterias coronarias (acumulación de placa en las arterias del corazón), arrojó relevantes hallazgos sobre los beneficios de esta dieta. El estudio dividió a los participantes en dos grupos, uno siguió una dieta mediterránea con alimentos ricos en grasas monoinsaturadas y la otra una dieta baja en grasas con menos grasas monoinsaturadas.

En cuanto a los resultados en la investigación se afirma que: “Siete años después, las personas del grupo de la dieta mediterránea tenían un 26 % menos de riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, en comparación con las personas en el grupo bajo en grasas. Una vez más, un estudio demostró los beneficios de la dieta mediterránea y sus grasas buenas”.

En cuanto a los beneficios de la dieta mediterránea sobre la prevención del cáncer, una investigación de Lidia Jahuira Huarcaya, de la Universidad Nobert Wiener, apunta a que este tipo de alimentación contribuye en la disminución del riesgo de padecer cáncer colorrectal. Es necesario aclarar que esta enfermedad se ubica como el cuarto tipo de cánceres más padecidos en el mundo. Como lo plantea el estudio: “alcanza una incidencia superior del 20% en hombres y del 16% en mujeres”.

La investigación analizó estudios médicos y nutricionales sobre este tema realizados en los últimos 5 años y logró determinar que, en efecto, sí hay una clara relación del consumo de alimentos de la dieta mediterránea en la reducción del riesgo de padecer este tipo de cáncer. Así mismo, incita a que se efectúen más investigaciones sobre este tema en América Latina, ya que no existen muchos datos sobre la influencia de la dieta mediterránea en la salud de las personas de esta región.

“Existe una reducción de la incidencia de cáncer colorrectal cuando existe adherencia a una alimentación basada en la dieta mediterránea, además el estudio señala que la población analizada a través de los distintos estudios de cohorte alcanzó a más de un millón y medio de personas. Sin embargo, debido a la naturaleza de la dieta, y cuya adaptación en Latinoamérica no se ha estudiado en grandes estudios poblacionales, los estudios incluidos en el análisis son de población de los Estados Unidos, y Europa”.

Lee también: ¿Por qué debería guardar el cordón umbilical de mi bebé? 

¿Qué alimentos comer en una dieta mediterránea?

Sin duda alguna, estas investigaciones han aportado a que en todo el mundo se conozcan los beneficios de este tipo alimentación y cada vez sean más las personas que incluyen la dieta mediterránea en su vida diaria. Es por ello que le recomendamos una lista de 10 alimentos que no le pueden faltar ni en el refrigerador ni en la mesa:

  1. Aceite de oliva extra virgen.

  2. Frutas.

  3. Vinos.

  4. Legumbres.

  5. Diversos productos lácteos (quesos curados – semicurados, yogur).

  6. Pan y panes madurados.

  7. Pescado fresco.

  8. Vinagre balsámico.

  9. Frutos secos.

  10. Diversidad de hortalizas con poca cocción.