fbpx

Estados Unidos: Las elecciones legislativas que revelarán la imagen de Joe Biden ante el país

El 8 de noviembre se celebrarán las elecciones para Senado y Cámara en el país norteamericano, unos comicios que reflejarán indirectamente la aprobación o descontento de la presidencia de Joe Biden, que va por los 18 meses.

Mujer votando en Estados Unidos

Foto: Getty Images

Latinamerican Post | David García Pedraza

Escucha este artículo


Read in english: United States: Midterms Will Reveal Biden's Popularity

Hace casi dos años, Joe Biden fue elegido presidente de Estados Unidos en medio de una pandemia que paralizó al planeta durante más de un año. Durante el 2020, se vivieron unas elecciones que se centraron en la destrucción de imagen del opositor, no en las ideas y planes de campaña. Sin embargo, con 306 votos electorales y más de 80 millones de votantes, el partido demócrata se adjudicó la victoria a la cabeza de Biden y Kamala Harris, su fórmula vicepresidencial. Luego de cuatro años de mando republicano por parte de Donald Trump, la mayoría estadounidense esperaba un cambio significativo en su diario vivir, no obstante, ha sido una transición lenta.

Con un margen de aprobación del 38% en julio de 2022, Biden se veía afectado por dos situaciones en particular: la primera con base en la retirada de las tropas de Afganistán en agosto de 2021, donde el régimen talibán no demoró en tomar poder del país asiático, situación que marcó la derrota de occidente frente a este grupo. La segunda está relacionada con los precios al alza que han tenido los alimentos y la gasolina, que ha dado pie a la inflación más alta en cuatro décadas. Siendo Estados Unidos una nación relativamente admirada por su poder económico y militar, estos dos pilares estaban por los suelos en medio de la administración Biden, he allí la causa de su bajo índice de aprobación. No obstante, agosto de 2022 sería el inicio del cambio de esta tendencia a la baja.

Lee también: La muerte de la Reina Isabel reabre el debate republicano 

Lenta, pero segura, se fortalece la imagen de Biden

Con la neutralización del líder de Al-Qaeda en Afganistán, Ayman Al-Zawahiri, y la reducción de la tasa de desempleo en el país del 3.5%, la más baja en medio siglo, inclusive antes de la pandemia estaba más alta, la administración Biden poco a poco ha ganado terreno en la aprobación de su mandato llegando al 44% a término de agosto. Esto significa que subió 6 puntos en un mes, una cifra moderada, pero esperanzadora en momentos donde las elecciones para el Congreso se aproximan.

Además de esto, la aprobación del paquete de ‘Ley de Reducción de Inflación’ aprobada por el Senado, en donde se establecen reducciones de costos de los medicamentos, políticas federales y climáticas pertinentes a la coyuntura, y auxilios a préstamos universitarios, entre otras, le dio más impulso a la imagen favorable de Biden. El presidente estadounidense pasó del 78% al 81% de aprobación en medio de sus partidarios demócratas y del 31% al 40% de parte de los estadounidenses que se consideran independientes.

Biden ha trabajado fuertemente en reponerse de la derrota militar y diplomática en Afganistán, dando golpes fuertes en la organización terrorista Al-Qaeda, además que, a nivel económico y laboral, las cifras de empleabilidad en el 2022 lo respaldan de manera positiva.

Lo que se viene para las elecciones de noviembre

Actualmente, el partido demócrata, al tener mayorías en ambas cámaras (Senado y Cámara de Representantes), se considera de vital ayuda para apoyar los proyectos de la administración Biden, también demócrata. Sin embargo, estas elecciones tienen a esta mayoría en la cuerda floja debido a que los estadounidenses no ven mejoría en su calidad de vida, a pesar de que las cifras de empleabilidad dicen lo contrario. Pero una recuperación por parte de los republicanos, reforzará la implementación de políticas de la agenda conservadora como el aborto. El 60% de los norteamericanos esperan que el Congreso modifique la decisión de la Corte Suprema de anular el caso Roe vs. Wade que les garantizaba el derecho al aborto a las mujeres, según una encuesta de Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research.

No obstante, varios congresistas demócratas, que se estaban alejando de Biden para que no se viera perjudicada su imagen individual de cara a las elecciones, han vuelto para fortalecer el apoyo del presidente gracias al alza de su popularidad en el mes de agosto. Algunos siguen manteniendo distancia, especialmente en Estados donde el margen entre demócratas y republicanos es muy reñido como es el caso de Pensilvania, frecuentemente visitado por Donald Trump.

Según estimaciones desde conocedores de la política estadounidense, los demócratas no tendrán pérdidas en el Senado, donde están empatados a 50 senadores, pero desempata la vicepresidenta Harris. Sin embargo, en la Cámara de Representantes se permitirían perder dos escaños, más que todo provenientes de los Estados de Georgia, Arizona o Nevada. Igualmente, dependerá también de la habilidad del partido republicano, y en especial de su líder Donald Trump, de explotar las debilidades del Gobierno actual y recuperar alguna de las dos cámaras y también puestos estatales que serán vitales para la campaña presidencial del 2024.

Biden VS Trump a dos años de la elección

Mientras Joe Biden se esfuerza por subir sus niveles de aprobación previos a la contienda electoral de noviembre, y tal vez la reelección para 2024, Donald Trump pierde un poco su imagen favorable por los escándalos de documentos confidenciales encontrados en su propiedad en Florida, lo que ha hecho que las mayorías independientes respalden al partido demócrata.

Biden ha endurecido su discurso al llamar ‘’semifascistas’’ a Trump y sus allegados políticos, mientras el partido republicano precariamente le otorga un 4% de aprobación a la administración Biden. Tal y como fueron sus debates políticos, Trump y Biden siguen atacándose mutuamente y se prevé que ambos vuelvan a encontrarse en la carrera presidencial para 2024, Biden como partidario del continuismo demócrata y Trump con una indirecta venganza por perder la reelección, además de ser la cara más representativa del partido republicano. 

Las elecciones de noviembre marcarán el paso a seguir en la disputa de favoritismo entre Biden y Trump (más que entre demócratas y republicanos) además de que los resultados mostrarán el respaldo o el fracaso a la administración Biden por parte de los ciudadanos estadounidenses.