fbpx

Defensa planetaria: ¿Cómo se desvían asteroides?

La misión DART golpeó con éxito un asteroide. Se trata de la primera prueba de defensa planetaria que realiza la NASA.

Ilustración de la nave espacial DART de la NASA y del LICIACube antes del impacto en el sistema binario Didymos

Foto: NASA/Johns Hopkins APL/Steve Gribben

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: Planetary Defense: How Are Asteroids Deflected?

Aunque parezca sacado de una película de ciencia ficción, la NASA impactó un asteroide este lunes. Tras casi un año de vuelo por el espacio, se ejecutó la prueba de redirección de doble asteroide, llamada DART. Esta fue una acción que pretende probar métodos viables para proteger a la tierra de un eventual asteroide o cometa que suponga un peligro. A su vez, la misión DART se encuentra enmarcada en la estrategia de defensa planetaria de la NASA.

El asteroide que impactó DART se llama Dimorphos y específicamente se dirigió a una de sus lunas. Este es un cuerpo celeste pequeño, de unos 160 metros de diámetro. Dimorphos orbita alrededor de un asteroide más grande llamado Didymos, que tiene 780 metros. Tras años de investigación, se decidió hacer las pruebas con estos asteroides que no representaban ningún peligro para la tierra, pero podían servir para probar el mecanismo. 

“En esencia, DART representa un éxito sin precedentes para la defensa planetaria, pero también es una misión de unidad con un beneficio real para toda la humanidad”, aseguró Bill Nelson, administrador de la NASA, en un comunicado de prensa de la Agencia Espacial. “A medida que la NASA estudia el cosmos y nuestro planeta natal, también estamos trabajando para proteger ese hogar, y esta colaboración internacional convirtió la ciencia ficción en un hecho científico, nos mostró una forma de proteger la Tierra”, agregó Nelson. 

Te recomendamos leer: Galería: 2022, un año de misterios y descubrimientos de la NASA

¿Cómo se realizó el impacto al asteroide?

La NASA envió una nave al espacio con la intención de colisionar y desviar al asteroide, mediante el impacto cinético. DART viajó al espacio en un cohete Falcon 9 de SpaceX y recorrió alrededor 11 millones de kilómetros. A su vez, el cohete iba cargado con LICIACube, un satélite creado por la Agencia Espacial Italiana y la cámara de alta resolución DRACO. Esta última, que permitió revelar la superficie de Dimorphos y además obtuvo varias fotografías espaciales, entre ellas de Júpiter y sus lunas. 

El choque se ejecutó a una velocidad aproximada de 22,530 kilómetros por hora con una nave espacial de 570 kilos en forma de caja. “Ahora sabemos que podemos apuntar una nave espacial con la precisión necesaria para impactar incluso un cuerpo pequeño en el espacio. Solo un pequeño cambio en su velocidad es todo lo que necesitamos para hacer una diferencia significativa en el camino que recorre un asteroide”, explicó Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misión Científica en la sede de la NASA en Washington.

La NASA señala que espera que "el impacto acorte la órbita de Dimorphos en aproximadamente un 1%, o aproximadamente 10 minutos". Para comprobar los resultados, habrá un equipo de investigadores que están monitoreando el asteroide con telescopios terrestres. 

Esta es una misión que ha involucrado personas alrededor del mundo. De hecho, en aproximadamente cuatro años, la Agencia Espacial Europea, con su proyecto HERA, hará estudios sobre los asteroides Dimorphos y Didymos, para evaluar la coalición causada por DART, el tamaño de su cráter y los efectos en su masa. 

¿Qué es la defensa planetaria?

La defensa planetaria es la rama de la ciencia planetaria aplicada que se encarga de abordar los peligros de un posible impacto de los Objetos Cercanos a la Tierra NEO (por sus siglas en inglés).  Estos son asteroides o cometas que orbitan alrededor del sol, pero que podrían ser llevados eventualmente por su órbita a estar más cerca de la tierra y constituir un peligro.

A pesar de que actualmente dicho peligro no existe, la NASA creó en 2016 la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria, con el objetivo de detectar a tiempo posibles objetos peligrosos. Para este fin, tiene el Programa de Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO), que monitorea y pretende identificar este tipo de objetos. 

No obstante, la NASA no es la única que trabaja en el área de la defensa espacial. Asimismo, está la International Asteroid Warning Network. Se trata de una red con la que colaboran 40 instituciones, universidades y hasta astrónomos aficionados alrededor del mundo, como la Administración Nacional del Espacio de China CNSA, la Agencia Espacial Europea ESA, la Agencia Espacial de Israel ISA, el Instituto de Ciencias Espaciales y Astronómicas de Corea KASI, el Observatorio SONEAR de Brasil o la Universidad de Nariño de Colombia. 

La NASA señala que: "Si bien ningún asteroide conocido representa una amenaza para la Tierra, la misión DART demostrará que una nave espacial puede navegar de manera autónoma hasta un impacto cinético en un asteroide objetivo relativamente pequeño, y que esta es una técnica viable para desviar un asteroide realmente peligroso".