fbpx

Cáncer en jóvenes: ¿Una nueva epidemia?

El cáncer en jóvenes en Latinoamérica ha encendido las alarmas; un fenómeno que responde a una serie de causas que, desde los entes de salud de la región y a través de investigaciones, han despertado interés. ¿Qué está pasando? Acá te lo contamos.

Cinta de la lucha contra el cancer

Foto: Freepik

LatinAmerican Post | Camilo Hastamory

Escucha este artículo


Read in english: Cancer in Young People: A New Epidemic?

De acuerdo a un estudio realizado recientemente por el Brigham and Women’s Hospital (hospital docente de la Facultad de Medicina de Harvard), hay un notable aumento de cáncer en jóvenes. Una tendencia de diagnóstico en pacientes menores de 50 años y que se ha estado acentuando en el mundo desde la década del noventa. Entre las patologías oncológicas más frecuentes se encontraron las de esófago, riñón, hígado, páncreas y el cáncer de mama. Es decir, muchas están relacionadas con el sistema digestivo.

Un fenómeno que, de acuerdo al estudio realizado por el departamento de investigación de la institución, ha mostrado una mayor proliferación, sobre todo, entre los años 2000 y 2012. ¿Causas? Los científicos a cargo lograron determinar que el cáncer en jóvenes tiene una causa importante en el “efecto de cohorte de nacimiento”. Una expresión que Shuji Ogino, MD, PhD, profesor y médico científico del Departamento de Patología del Brigham and Women’s Hospital, explicó cómo un escenario en el que “cada grupo sucesivo de personas nacidas en un momento posterior (por ejemplo, una década más tarde) tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer más adelante en la vida, probablemente debido a los factores de riesgo a los que estuvieron expuestos a una edad temprana”, señaló.

 “Descubrimos que este riesgo aumenta con cada generación. Por ejemplo, las personas nacidas en 1960 experimentaron un mayor riesgo de cáncer antes de cumplir los 50 años que las personas nacidas en 1950 y predecimos que este nivel de riesgo seguirá aumentando en las generaciones sucesivas”, añadió Ogino. Explicación que se manifiesta en el panorama que se presenta en los casos de cáncer en jóvenes de la región de las Américas. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en las Américas los casos de cáncer se estimaron en 4 millones en 2020 y se proyecta que aumenten hasta los 6 millones para 2040.

Te sugerimos leer: Entrevista: ¿Es normal el dolor en los senos? ¿qué signos deben alarmar?

En este sentido, entre los tipos de cáncer diagnosticados con mayor frecuencia identificados por la OPS se encuentran:

  • En los hombres: de próstata (8,6 %), pulmón (11,7 %), colorrectal (10,2 %) y vejiga (5,9 %).
  • En las mujeres: de mama (30,7 %), pulmón (10,3 %), colorrectal (9,6 %) y cuello uterino (6,4 %).
  • Las tasas más elevadas de mortalidad en los hombres son: pulmón (20,6 %), próstata (14,5 %), colorrectal (10,6 %), páncreas (7,0 %) e hígado (6,6 %).
  • Los que causan el mayor número de defunciones en las mujeres son: pulmón (18,4 %), mama (17,5 %), colorrectal (10,6 %) y páncreas (7,2 %).

Factores de riesgo del cáncer en jóvenes

En la investigación se logró establecer la hipótesis de qué factores en el estilo de vida de las personas tienen una gran incidencia en la proliferación de cáncer a edades tempranas. En este sentido, los entes de salud en las Américas han manifestado siempre que alrededor de un tercio de todos los casos de cáncer pueden prevenirse cuando se adquieren hábitos de vida saludables. Evitar factores de riesgo comunes es el primer paso para lograr este propósito. Entre estos, los que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha determinado son:

  • Tabaquismo.
  • Tener sobrepeso y obesidad.
  • Realizar una alimentación nociva con carbohidratos simples y productos ultraprocesados.
  • Llevar un estilo de vida sedentario.
  • Consumir alcohol de forma excesiva.
  • No tener una vacunación oportuna.
  • No efectuar cuidados en la piel para evitar la radiación ultravioleta.
  • Tener una exposición ocupacional a las radiaciones ionizantes.
  • Estar expuesto a la contaminación del aire exterior e interior.

De la misma manera, realizar chequeos médicos de manera regular ayuda a prevenir o detectar a tiempo cualquier tipo de cáncer. Varias son las patologías oncológicas que tienen una alta probabilidad de curación, siempre y cuando se inicien los tratamientos a tiempo.

Así mismo, otros factores incidentes son los problemas ambientales. El cambio climático que afecta al planeta ha venido haciendo eco en la salud de las personas, sumado al indiscriminado uso que se les da a fertilizantes, pesticidas y otras sustancias para mejorar la eficiencia de las cosechas. Este es un fenómeno que tiene como consecuencia la ingesta de “disruptores hormonales”. Se trata de sustancias inmersas en los productos alimenticios y en varios cosméticos o de limpieza, que tienden a favorecer la aparición de algunos tipos de cáncer.

Aunque los estudios no son determinantes y están desarrollándose para hallar las relaciones, estos hábitos relacionados con la alimentación y las hormonas podrían explicar el aumento en cáncer de tiroides y colorrectal. 

Es por ello, que, establecer un estilo de vida en equilibrio es el desafío que debe centrar la atención de los hogares en Latinoamérica. Un reto que debe responder a la necesidad que se tiene por adoptar hábitos saludables que permitan mantener en equilibrio y bienestar el funcionamiento del organismo, aminorando así, las probabilidades de padecer algún tipo de cáncer.