fbpx

25N Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer: historia y por qué marchar

En el 25N te invitamos a unir tu voz y acciones a la eliminación de la violencia contra la mujer. Te contamos la historia de esta fecha y por qué es importante generar consciencia sobre este tipo de violencia con cifras alarmantes en Latinoamérica.

Puño de mujer en señal de lucha

Foto: Freepik

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: 25N International Day for the Elimination of Violence against Women: History and Why To March

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer es una fecha creada para generar consciencia sobre esta problemática. No es un día de celebración. Todo lo contrario, es un día de lucha para exigir una sociedad más igualitaria, crear consciencia de qué la violencia de género es muy grave y que son necesarios muchos más esfuerzos para su erradicación. Es un día para decir que #NosQueremosVivas y que no admitimos #NiUnaMenos

De acuerdo con cifras de Naciones Unidas "una de cada tres mujeres se ve afectada por algún tipo de violencia de género y cada 11 minutos una mujer o niña muere asesinada por un familiar". De hecho, esta organización cada año inicia una campaña de activismo contra este tipo de violencia, llamada "Únete", que dura 16 días. Es decir, que finaliza el 10 de diciembre para abrir el Día Internacional de los Derechos Humanos. 

Historia del 25 N: asesinato de las hermanas Mirabal 

El 25 de noviembre fue elegido como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en honor a las hermanas Mirabal. Se trata de Minerva, Patricia y María Teresa Mirabal, conocidas como "Las Mariposas", tres valientes mujeres de República Dominicana que hicieron frente a la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo. Ante las amenazas por parte del régimen, Minerva hizo una declaración que se ha convertido en una realidad "Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte". Se hizo realidad porque hoy, junto a sus hermanas, es un ícono de la resistencia ante los regímenes opresores y de la valentía para alzar la voz frente las injusticias. 

Aunque podría argumentarse que su asesinato respondió a razones políticas más que de género, esto no es del todo cierto. Si bien en las dictaduras, como en los conflictos armados, los derechos humanos son vulnerados indiscriminadamente, las mujeres y los niños y niñas suelen llevar la peor parte y estar más expuestos a otros tipos de violencia, como la sexual.

Sin duda alguna estas hermanas no solo incomodaron al régimen por oponerse a su funcionamiento, sino que también trasgredieron las costumbres de la época: eran mujeres estudiadas, líderes sin miedo de hablar y con voz en la esfera pública. "Las Mariposas" han inspirado los movimientos feministas latinoamericanos y del mundo. De hecho, en 1981 se celebró en Colombia el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, en el cual se definió el 25 de noviembre como el Día Internacional de No Violencia contra las Mujeres, fecha en la que asesinó a las hermanas Mirabal. "En dicho encuentro, las mujeres denunciaron los abusos de género que sufren en el nivel doméstico, así como la violación y el acoso sexual por parte de los Estados, incluidas la tortura y la prisión por razones políticas", señala información de la Casa Museo Hermanas Mirabal.

¿Por qué marchar el 25N?

Hay una lista casi innumerable de razones para salir a marchar este 25N.  Por Lina María Quintero, quien fue violada y empalada en Colombia; por Ariadna Fernanda López Díaz, quien fue asesinada brutalmente en México; por Hilary Castro, abusada sexualmente en el transporte público; y por tantas otras mujeres que han sido víctimas. Asimismo, por los millones de mujeres en cada parte del mundo que viven en un peligro constante de ser víctimas de la violencia machista. 

La Alianza Feminista para el Mapeo de Feminicidios en el Ecuador señaló que en este país, por razones de género, una mujer muere cada 28 horas. En Colombia, se han revelado datos sobre violencia contra la mujer en 2022, en donde Medicina Legal señala que ha hecho 45.472 exámenes médico-legales por violencia intrafamiliar y se han reportado 140 feminicidios, aunque se estima que las cifras sean mayores. En México, las cifras son alarmantes. Un Informe de Seguridad del gobierno señaló que hasta octubre de 2022 se han presentado 792 feminicidios.

Y estos datos se repiten de forma alarmante en prácticamente todos los países de la región. No obstante, sin importar el número, cada caso de violencia y feminicidio es inadmisible y es urgente erradicar esta violencia, que ha tenido un aumento en varios países este año. Uno de los puntos más complicados es la impunidad y la falta de acceso a la justicia para las mujeres, así como la dificultad para acceder a canales efectivos de denuncia y apoyo. 

Una violencia con múltiples caras

Aunque la cara más visible y extrema de la violencia son los feminicidios, hay muchas formas de violencia contra las mujeres. De hecho, muchas no son visibles y, otras tantas, parecen estar normalizadas en la sociedad, entre otras cosas justificadas por la cultura de la violación. Se trata de una serie de imaginarios sobre las mujeres y su sexualidad que terminan por cosificarlas y sexualizarlas.  

La violencia contra las mujeres es una de las violaciones a los derechos humanos más persistentes y extendidas en el mundo. En este sentido, implica violencia económica, violencia psicológica, violencia emocional, violencia sexual, violencia física, la trata de personas, la violencia vicaria (asesinar a los hijos para causar daño a las madres), la mutilación genital, el matrimonio infantil o el ciberacoso. 

¿Qué podemos hacer?

Marchar este día y llenar las calles con mensajes sobre la necesidad de tener políticas para la prevención, atención y penalización hacia la violencia contra las mujeres y niñas es un excelente paso. Sin embargo, se trata de una labor diaria y no es momento de callar. Todo lo contrario, para lograr una transformación real, es necesario cambiar la cultura y hacer que las leyes y normas sean efectivas y otorguen garantías reales.

Te recomendamos leer: Entrevista: Masculinidades igualitarias, urgentes en Latinoamérica

Puedes apoyar a grupos feministas; evitar la divulgación de mensajes de odio; ayudar a informar y concientizar a quienes te rodean sobre la magnitud de la situación de violencia de género y divulgar los canales de atención para quienes la padecen; votar por los candidatos que trabajen en favor de estos temas y cambiar comportamientos cotidianos.

Si eres hombre, es necesario que te unas. Para empezar, evalúa tus propios comportamientos machistas y empieza a cuestionar los de tu círculo más cercano. Recuerda que detrás de muchos comportamientos que parecen inofensivos o inocentes, puede haber una legitimización de la violencia. Es momento de vencer la masculinidad tóxica y trabajar por un mundo más justo, que no ponga en peligro a la mitad de la población mundial.