fbpx

La crisis nicaragüense empeora: despiden a médicos por atender a los protestantes

Los médicos despedidos aseguran que sus despidos son injustificados, y que estos se han dado por atender a los heridos que protestan contra Daniel Ortega

La crisis nicaragüense empeora: despiden a médicos por atender a los protestantes

El movimiento cívico Articulación Leonesa denunció el pasado domingo 29 de julio el despido de al menos 13 médicos del Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello. En su comunicado de prensa, el movimiento afirma que fueron despedidos “por haber atendido a los heridos en ataques armados del Gobierno”. El documento afirma que los heridos eran manifestantes que protestan en contra del gobierno del presidente Ortega. Sin embargo, horas después, el mismo día, el cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, tildó la situación como reprochable haciendo alusión al juramento que los médicos hacen al terminar su carrera universitaria. 

Read in english: The Nicaraguan crisis worsens: doctors are being fired for attending protesters

Para el cardenal Brenes es importante recordar que los médicos actuaron con la misma solidaridad en 1979 con los guerrilleros sandinistas. No obstante, el cardenal Brenes ya no hablaba sólo de los médicos del Hospital Rosales Argüello, sino que él se refería a decenas de médicos y enfermeros que habían sido despedidos de manera injusta. El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), en un comunicado, dijo que eran más de 40 los médicos despedidos de otro hospital, en la ciudad de León, lo que prendió las alarmas en la población.

Lea también: Nicaragua: entre la crisis nacional y la fantasía presidencial

Para la CENIDH, la decisión de despedir a los médicos viola “el derecho al trabajo, y el único responsable de este atropello es el presidente Daniel Ortega, quien pretende tener a funcionarios públicos sometidos a su sistema corrupto”, de acuerdo con el comunicado.

El exvicepresidente Sergio Ramírez Mercado, en su cuenta de Twitter, informó de los especialistas despedidos. "Pediatras, ortopedistas, oncólogos, gastroenterólogos, anestesiólogos, neumólogos, infectólogos, enfermeras, despedidos brutalmente acusados del terrorismo de salvar vidas en los hospitales. Terrorismo es quitarlos de sus puestos".

La opinión de los despedidos

En entrevista con el diario La Nación de Costa Rica, el médico Javier Pastora, quien está entre la lista de despedidos y se desempeñaba como jefe del departamento de cirugía y endoscopia del Hospital de León, afirma que los están despidiendo porque “dicen que hemos sido personas que hemos estado en solidaridad y apoyo a la lucha del pueblo”. Otro de los afectados, Aarón Delgado, cirujano oncólogo, aseguró que fue notificado cuando estaba en plena cirugía.

El pediatra Edgar Zúñiga, pediatra, fue un poco más lejos en su entrevista con el diario costarricense y afirmó que los despidos se están dando “por pensar diferente, (por decir) que en Nicaragua necesitamos democracia, libertad, que cese la represión y los muertos y se dialogue”.

La Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (ANPDH) aseveró también que con la medida de despido de los médicos el gobierno se está equivocando nuevamente, “al igual que con las medidas que tomaron con el INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social).” Para la ANPDH, la cifra de muertos desde el inicio de protestas es de 448 muertos. Esta cifra es diferente, teniendo en cuenta el medio, la organización, o la fuente oficial que se use.

En alineación con el ANPDH, el medico Alejandro Lagos, asegura que los despidos solo traerán más crisis a Nicaragua, “el Estado está fallando en su deber de garantizar la salud. Aquí en Nicaragua los médicos son escasos. Según el indicador internacional de número de médicos por habitante, nosotros estamos por debajo de ese estándar mundial.”

Las protestas en Nicaragua iniciaron el 18 de abril como respuesta a una reforma que se pretendía hacer al sistema de seguridad social del país. Estas se han tornado violentas y exigen la renuncia del presidente Daniel Ortega y de su esposa Rosario Murillo, quienes ya llevan once años en el poder. Los manifestantes los acusan de abuso de poder y corrupción.

 

LatinAmerican Post | Carlos Eduardo Gómez Avella
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…