fbpx

Estos son los principales tipos de psicoterapia

A la hora de decidir tomar un tratamiento psicológico para tu salud mental, es importante que tengas en cuenta que son varios los tipos de psicoterapia que existen

Psicoterapeuta en medio de una sesión con un hombre

Este es un tratamiento científico que realiza un terapeuta a través de distintas técnicas para ayudar al paciente a superar sus problemas y mejorar su calidad de vida. / Foto: Freepik

LatinAmerican Post | July Vanesa Romero

Escucha este artículo


Read in english: These are the main types of psychotherapy

¿Qué es la psicoterapia?

La psicoterapia es uno de los tratamientos psicológicos más conocidos y usados por expertos. Este es un tratamiento científico que realiza un terapeuta a través de distintas técnicas para ayudar al paciente a superar sus problemas y mejorar su calidad de vida. Según la definición del Diccionario de la Lengua Española, de la RAE, este es un "tratamiento de enfermedades mentales, psicosomáticas y problemas de conducta mediante técnicas psicológicas".

Hay una gran variedad de tipos de psicoterapia que están hechas para ayudar a los pacientes que sufren de alguna enfermedad mental. Así, conocer las distintas psicoterapias que hay te ayudará a saber cuál es la más adecuada para ti, y acercarte a un profesional que te ayude a tratar con eso que quizás parece intratable. 

¿Cómo se divide la psicoterapia?

La psicoterapia se divide en "escuelas" u orientaciones. Algunas de las principales son: la escuela psicodinámica, la escuela conductual y la escuela humanista (también conocida como escuela humanista-existencial). Así, cada una de estas escuelas en su conjunto son llamadas "psicoterapias". Cabe resaltar, que si bien hay divisiones por escuelas, cada psicoterapia no tiene un enfoque científico definido, por lo que estos suelen variar, pero siempre se mantienen en la raíz de su escuela. 

Lea también: Opinión: ¿Democratización de información puede ser peligroso para la salud mental?

Psicodinámica

En esta escuela encontramos distintos enfoques, entre los que se encuentran por ejemplo el famoso psicoanálisis. En el caso específico del psicoanálisis, el neurólogo austriaco Sigmund Freud, trató a sus pacientes a través de la asociación libre y el análisis de sueños para ayudarlos acceder a sentimientos reprimidos y a memorias y pensamientos inconscientes. Esto, permite que con el análisis del terapeuta se hagan interpretaciones y se adquiera más conocimiento propio. 

En este tipo de terapia el experto suele notar las resistencias del paciente para ayudarlo a acercarse a ellas de una manera en la que no se genere tan ansiedad para poder tomar cartas en el asunto. La terapia psicodinámica se enfoca en ayudar a los pacientes a entender mejor el impacto que puede tener su inconsciente, las relaciones que tiene y las experiencias traumáticas o críticas de la infancia. 

Conductual

En esta escuela se encuentran las terapias, cognitivo-conductual (CBT, en inglés, de aceptación y compromiso (ACT) y la dialéctica-conductual (DBT). En la escuela conductual, los terapeutas ven la conducta como el problema principal, por lo que buscan que el paciente aprenda y se condicione a eliminar dicha conducta para poder superar sus problemas, al tiempo que la remplaza con una conducta que es más funcional y beneficiosa para su vida. Así, la terapia conductual se encarga de la conducta para mejorar las emociones y estados de ánimo. 

Humanista

Los psicólogos pertenecientes a esta escuela no se enfocan tanto en el pasado o en el inconsciente, sino que consideran que es más importante entender el presente y futuro, aunque, así como la psicodinámica, esta tiene una mirada hacia dentro. En esta hay dos enfoques: la enfocada en el cliente o paciente y la humanista. Para esta escuela, el ser humano tiene la capacidad de tomar decisiones racionales, alcanzar la auto-aceptación y su máximo potencial. 

En ese orden de ideas, la psicoterapia humanista busca ayudar al paciente a crecer personalmente antes que a curar una enfermedad. De hecho, en esta terapia, los terapeutas se refieren a las personas que atienden como clientes y no como pacientes. En este tipo de terapia, el experto se enfoca en escuchar a su cliente con detenimiento y empatía con el fin de que la persona sienta que está en un lugar donde es aceptado y puede trabajar en su sí mismo.