fbpx

ONU advierte de la triple emergencia del clima, la biodiversidad y la contaminación

De no realizar cambios socio-económicos e individuales inmediatos, la temperatura aumentará al menos 3 grados Celsius para fines de este siglo.

Vista de la orilla de un lago

La PNUMA publicó un informe donde se demuestra cómo los seres humanos y nuestros hábitos de consumo han hecho del planeta Tierra un lugar cada vez menos habitable. Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Escucha este artículo


Read in english: UN warns of the triple emergency of climate, biodiversity and pollution

El pasado jueves 18 de febrero, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicó el informe "Hacer las paces con la naturaleza: un plan científico para abordar la triple emergencia del clima, la biodiversidad y la contaminación", en donde, a partir de datos tomados por evaluaciones medioambientales alrededor del mundo por científicos expertos, se demuestra cómo los seres humanos y nuestros hábitos de consumo han hecho y estamos haciendo del planeta Tierra un lugar cada vez menos habitable. 

Para la PNUMA, uno de los aciertos más importantes de este informe es que logra traer el panorama y las investigaciones científicas actuales sobre el medio ambiente a partir de "mensajes nítidos, claros y accesibles basados ​​en datos con los que el público general puede relacionarse y a los que puede darle seguimiento", con el fin de alertar y explicar de la mejor manera las crisis ambientales que estamos viviendo en el presente.

Según el informe, la forma de desarrollo actual está poniendo en peligro los recursos vitales de la Tierra y, por consiguiente, el bienestar humano está en peligro. "Los avances económicos, tecnológicos y sociales han conducido también a una reducción de la capacidad de la Tierra para sustentar el bienestar humano actual y futuro". Se hace especial énfasis en que la actividad económica mundial se quintuplicado, aumentando tanto la extracción de recursos naturales como la producción y el consumo. Da como ejemplo de este punto el hecho de que de las 7.800 millones de personas que hay en el mundo, 1.300 millones de personas continúan siendo pobres y unos 700 millones pasan hambre.

Lea también: América Latina y el Caribe firman Declaración de Bridgetown

Asimismo, el informe presentado por el Secretario General de las Naciones Unidad, António Guterres, llamó la atención sobre la falta de compromiso con el medio ambiente que hay por parte de la sociedad mundial. Según el informe "la sociedad está lejos de cumplir el Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a un nivel muy inferior a los 2 °C por encima de los niveles preindustriales y de procurar contener aún más el aumento de la temperatura para mantenerlo por debajo de 1,5 °C". Se prevé que para el 2040 la temperatura global aumentará unos 1,5 °C y que para el 2100 se alcanzarán los 3 °C. Hasta el momento, ninguno de los objetivos propuestos en el Acuerdo de Paris ha sido cumplido, lo que demuestra la falta de claridad a la hora de pensar acciones e implementar políticas que protejan el medio ambiente en la mayoría de países firmantes.  

Respecto a la biodiversidad, el informe señala que, de los 8 millones de especias de flora y fauna que hay en el mundo, al menos 1 millón está amenazado por peligro de extinción, mientras que los océanos y la tierra van camino a la degradación, y también expone que "el mundo vierte anualmente en el agua hasta 400 millones de toneladas de metales pesados, sustancias tóxicas y otros desechos industriales". Esto quiere decir que, en tan solo 40 años, la contaminación en el mar por plástico se ha multiplicado por 10

Uno de los puntos más relevantes del informe es que aclara que si bien todos los seres humanos cargamos con la responsabilidad del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el nivel altísimo de contaminación en tierra y mar, son las personas más pobres las que llevan la peor parte. Así pues, las grandes industrias y las personas que pertenecen a clases sociales altas (quienes en a fin de cuentas son el mayor poder para cambiar la situación), no ven los efectos de estos peligros como sí lo hacen las personas de escasos recursos, que son quienes mueren de hambre por falta de los recursos que le estamos quitando cada vez más rápido al planeta tierra. "Los productores y consumidores de los países ricos suelen exportar su huella ambiental a los países más pobres mediante el comercio y la eliminación de desechos", se afirma en el informe. 

A partir del diagnóstico al que se llega, se identifican los cambios necesarios, y sobre todo urgentes, para "cerrar las brechas entre las acciones actuales y las se necesitan para lograr el desarrollo sostenible".