fbpx

¿Las personas vacunadas contra el COVID-19 pueden transmitir el virus?

Debido a la carrera contra reloj en la fabricación de las vacunas, las preguntas en cuanto a su eficacia son muchas. Una de las más comunes es si aplicarse la vacuna puede evitar que uno contagie a otras personas.

Doctor aplicando una vacuna a un paciente

Según las informaciones aportadas por expertos; el peligro de transmitir el virus a pesar de tener puesta la vacuna es bajo. Foto: Freepik

LatinAmerican Post | Moisés Campos

Escucha este artículo


Read in english: Can people vaccinated against COVID-19 transmit the virus?

Según las informaciones aportadas por expertos; el peligro de transmitir el virus a pesar de tener puesta la vacuna es bajo. La posibilidad está presente, sin embargo, se sigue estudiando la magnitud de su riesgo. Las vacunas que están siendo aplicadas actualmente tienen efectividad para prevenir la gravedad ante el brote de COVID-19 en los seres humanos.

A pesar de su efectividad, también se presenta la posibilidad de transmitir el virus en personas inmunizadas, quienes luego de ser infectadas podrían mostrarse sin síntomas aparentes. Los científicos manifiestan que la vacuna contra el COVID-19 también puede reducir la trasmisión en estas personas.

Expertos evalúan eficacia de la vacuna

Según las declaraciones publicadas en el diario sandiegouniontribune.com, el doctor Robert Gallo, experto en virología de la Escuela de Medicina de la universidad de Maryland, explicó que las personas que reciben estas vacunas, poseen mayor resistencia, incluso en personas infectadas las posibilidades de trasmisión del virus se ven reducidas en gran manera. Gallo afirmó que hay que mantenerse prudente todavía, dice; que la vacuna es importante, pero no es una solución que va a erradicar el virus en poco tiempo.

Por otro lado, Estados Unidos plantea el estudio de la eficiencia de las vacunas contra el COVID-19 en estudiantes universitarios, mediante la aplicación de pruebas diarias. 

Existen otras razones que pueden interferir en la trasmisión del virus, como la existencia de vacunas, o la cantidad de brote de COVID-19 en cada región. Según se publicó en sandiegouniontribune.com, la doctora Laraine Lynn Washer, infectóloga de la Universidad de Michigan, afirmó que se pretende que sea todo o nada en efectividad, pero los resultados son específicos. 

Lea también: El coronavirus pudo originarse en una granja de animales exóticos según la OMS

¿La vacunación protege 100% de las infecciones?

No, las personas que tienen la vacuna contra el COVID-19 aún pueden contraer infecciones después de la dosis administrada, pero las probabilidades de que esto suceda se reducen, haciendo que la gravedad sea casi nula.

Ante el pensamiento de que las vacunas son un escudo sobre la salud, para impedir la infección y transmisión del virus, realmente las personas vacunadas están protegidas, pero no se mantienen 100% libres de infecciones.

Según se publicó en la página theconversation.com sobre el COVID-19, el sistema inmune de los seres humanos es diferente en cada individuo, por esta razón una vacuna no tiene el mismo porcentaje de efectividad en todos los casos. Solamente el 95% de las personas que se la hayan colocado probablemente no enfermen.

La vacuna contra el COVID-19 no previene el virus al 100%, pero fortalece el sistema inmune ante las infecciones. En caso de que las personas tengan un sistema inmunológico protegido o de agravarse la enfermedad, estos se mostrarán con mayor ventaja en comparación a los no vacunados.

Relación de la infección con la trasmisión 

El proceso de transmisión del virus se produce cuando una cantidad suficiente de partículas de virus pasan a otra persona sana. Cualquiera que tenga COVID-19 puede transmitirlo a otros, la vacuna reduce estas posibilidades reduciendo las partículas causantes de la propagación.

Esto significa que la vacuna no tiene el poder suficiente de impedir la enfermedad del coronavirus, pero sí es capaz de reducir en gran manera las células infecciosas de las fosas nasales, a la vez que reduce la duración del virus en el organismo.

Según la misma fuente en theconversation.com, un estudio reciente de científicos israelíes, que aún no ha sido revisado por otros investigadores, analizó muestras de infecciones en 2.900 personas, en busca de rastros de COVID-19 para comparar la infestación entre las personas vacunadas y las no vacunadas.

La mayoría de personas vacunadas no se habían diagnosticado con COVID-19, sin embargo, permanecían infectadas con una cuarta parte del virus en su organismo, en comparación con las personas no vacunadas que tenían una cantidad mayor.

Los científicos desconocen el límite del COVID-19, ya que las vacunas recientes no poseen una efectividad total para combatir la infección. Por esta causa, se sigue recomendando a las personas el uso de mascarillas faciales y las normas de higiene, aunque se la hayan aplicado.

En los últimos meses han surgido nuevas variantes del coronavirus, y según los expertos estas sustancias son menos capaces frente a algunas cepas. En los casos de la cepa originaria en Sudáfrica, las vacunas contra el COVID-19 poseen aproximadamente un 85% de protección contra la gravedad de la enfermedad.

Trasmisión del virus luego de la vacuna

En el mejor de los casos a pesar de la aplicación de las vacunas contra el COVID-19, los leves y moderados mantienen hasta un 60% de protección inmunitaria, en comparación con las personas que no se han vacunado.

En theconversation.com se explica que aún el 40% de los vacunados todavía van a presentar un cuadro de infección alto en sus cuerpos para sufrir una infestación moderada. Si las personas vacunadas poseen más células infecciosas para trasmitir el virus el virus, las probabilidades de trasmisión van a ser mayores ante las nuevas cepas del COVID-19.

Si todo procede exitosamente, las vacunas actuales reducirán el virus y su transmisión. Esto significa que bajaría las tasas de casos y muertes por la enfermedad.

Sin embargo, aunque ya muchas personas se han inyectado la vacuna, por el surgimiento de las nuevas variantes no se ha erradicado por completo el riesgo de trasmisión del virus, aunque estén vacunados. Las nuevas variantes del COVID-19 pueden tardar en reducir el contagio y fortalecer el sistema inmunitario.