fbpx

Elecciones en México: ¿Pagará López Obrador por sus errores?

El 6 de junio son las elecciones intermedias, un momento crucial para el gobierno de López Obrador.

Portada de la revista The Economist sobre López Obrador

La revista 'The Economist' califica a AMLO como alguien "hambriento de poder que debe ser frenado". Foto: The Economist

LatinAmerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Elections in Mexico: Will López Obrador pay for his mistakes?

México está en vísperas de sus elecciones intermedias, tres años han pasado ya desde que Andrés Manuel López Obrador logró la presidencia y obtuvo un poder que ningún mandatario había tenido en décadas. En 2021 el panorama luce distinto debido a temas como la pandemia, la violencia, la concentración de poder, el accidente del metro, sus grandes obras o su discurso contra la oposición.

¿Se repetirá el "efecto López Obrador"?

En 2018 el llamado "efecto López Obrador" atrajo votos en todos los niveles para los candidatos de su partido, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), logrando la mayoría en ambas cámaras del Congreso, las gubernaturas de 6 de las 32 entidades del país y una victoria aplastante en la presidencia. Hoy el presidente hace un nuevo llamado al "Voto masivo por Morena" para beneficiar a sus candidatos y mantener la mayoría en la Cámara de diputados y los congresos locales.

El 6 de junio se elegirán 500 diputados, Morena tiene actualmente la mayoría absoluta de la cámara. Las proyecciones de Oraculus, observatorio que analiza los resultados de las principales casas encuestadoras en México, indican que el partido oficial perderá fuerza debido a la caída en la aprobación del presidente y temas recientes como el accidente del metro. No obstante proyecta que, a pesar de eso, Morena mantendrá la mayoría en la cámara baja con un rango de entre 283 y 340 diputados junto a sus aliados, frente a los 314 actuales. La oposición lograría entre 136 y 192 diputados, frente a los 137 actuales.

También hay elecciones de gobernadores en 15 de los 32 estados, es probable que Morena obtenga 8 de ellos, según el Colegio de Especialistas en Demoscopía y Encuestas (CEDE) y Oraculus. Sin embargo apenas 3 son las victorias "seguras" para el partido. Su horizonte se fue tornando negativo, en especial en el norte del país, una región tradicionalmente volcada a la derecha y con importantes centros industriales, donde en abril aún era competitivo.

La unión sui géneris de la oposición

El año 2000 se dio la apertura democrática en México, los primeros dos gobiernos (2000-2006, 2006-2012) fueron del derechista Partido Acción Nacional (PAN), mientras que en 2012 el veterano Partido Revolucionario Institucional (PRI) volvió al gobierno con Enrique Peña Nieto. En 2006 y 2012 López Obrador fue candidato del Partido de la Revolución Democrática, mientras que en 2018 fue postulado por Morena, Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES), tras romper con el PRD.

De esta manera PRI, PAN (ambos de derecha) y PRD (de izquierda) se convirtieron en oposición. Para las elecciones intermedias de 2021 decidieron crear una coalición contra López Obrador denominada "Va por México". La coalición no ha estado exenta de polémica por las profundas diferencias ideológicas entre los tres partidos, especialmente del PRD, además de contar con el apoyo del sector empresarial con personajes como Claudio X. González y de movimientos como el Frente Nacional Anti-​AMLO.

Por años López Obrador denunció que PRI y PAN tenían una alianza para defender los intereses de "la mafia del poder", grupo al que AMLO ha acusado de concentrar la riqueza del país, además de una oscura corrupción. Esta alianza nunca fue reconocida públicamente por ambos partidos, por lo que, para AMLO, la coalición "Va por México" es muestra de que su denuncia era real. El discurso de las campañas electorales se ha basado en la figura del presidente, por el lado oficialista se subraya la unión sui generis de los partidos de oposición, la clase empresarial y periodistas ligados a los gobiernos anteriores como una forma de "mantener privilegios", al menos desde el punto de vista de López Obrador.

También puedes leer: Perú: ¿Fujimorismo vs Socialismo del Siglo XXI?

López Obrador "el falso mesías"

Por el lado de la oposición la campaña destaca las muertes ligadas a la pandemia (240 000 defunciones al 2 de junio, según datos del CONACYT), el nulo apoyo económico o fiscal para las grandes empresas del país, el accidente del metro de la Ciudad de México, la sustitución del Seguro Popular (creado por el PAN) por el Instituto de Salud para el Bienestar, los gastos de las grandes obras del gobierno (Tren Maya, Aeropuerto Felipe Ángeles, Refinería de Dos Bocas), la compra de una refinería en Texas, los ataques al Instituto Nacional Electoral (al que ha amenazado con desaparecerlo), la intención de controlar el Banco de México (entidad autónoma), los programas sociales (como Jóvenes Construyendo el futuro) que la oposición considera un fracaso, además de promesas incumplidas. "Va por México" ha prometido frenar las obras del presidente y poner un alto a sus políticas a nivel legislativo.

Esta retórica encaja bien con la de la revista británica The Economist que no pasó desapercibida en México. La revista califica a AMLO como alguien "hambriento de poder que debe ser frenado", aunque también destaca que es más mesurado que otros líderes populistas como Jair Bolsonaro. También critica sus políticas y obras públicas, la respuesta del presidente a la pandemia (la revista estima que hay una diferencia de 477 000 defunciones frente a los datos oficiales), además de hacer un llamado al gobierno de Biden a poner atención en México, contrario a lo que hizo Donald Trump. López Obrador recibió el artículo como un ataque directo en su contra y curiosamente la mediática portada de la revista ha sido reconvertida en las redes sociales en favor del presidente. También en internet ha vuelto a ser viral la portada de la misma revista durante el gobierno de Enrique Peña Nieto con el título "El ascenso de México".