fbpx

¿Conoces las causas de las temidas parálisis del sueño?

Por su naturaleza, las parálisis del sueño son una de las parasomnias más temidas por las personas.

Persona durmiendo

La mayoría de la población ha experimentado o experimentó en algún momento de su vida las parálisis del sueño. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Luis Ángel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Do You Know the Causes Of the Dreaded Sleep Paralysis?

La mayoría de la población ha experimentado o experimentará en algún momento de su vida las parálisis del sueño, que consiste en la imposibilidad de moverse o de hablar durante la última etapa del sueño al despertar o bien cuando nos estamos quedando dormidos. En la cultura popular, las parálisis del sueño son famosas por la explicación paranormal que se les ha dado, en algunos países es descrita como "la sensación de que se sube el muerto". No obstante, la ciencia tiene una explicación para las parálisis y también cuenta con las acciones para prevenirlas.

Las parálisis del sueño son consideradas una parasomnia, es decir, un trastorno del sueño que lo interrumpe o lo altera. Puede ser común que durante estas tenga movimientos anormales, hable dormido, exprese diferentes emociones o haga cosas fuera de lo común al dormir como comer o tener relaciones sexuales, según información de la Clínica Cleveland. 

Una sensación terrible

Si usted ha experimentado las parálisis del sueño posiblemente lo que más recuerda es la sensación de opresión en el cuerpo, lo que algunas personas relacionan con algo paranormal, es decir, tener alguna clase de entidad sobrenatural sobre el cuerpo. Además, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS por sus siglas en inglés) también describe otros síntomas asociados como: 

  • La incapacidad de movimiento de cualquier extremidad del cuerpo o de hablar.
  • La sensación de que alguien se encuentra en su habitación.
  • Terror, que puede estar acompañado de alucinaciones visuales o auditivas.

Básicamente, lo que ocurre es que el cerebro "despierta" antes que el cuerpo, por lo que la persona se encuentra consciente por algunos momentos (que pueden parecer una eternidad) antes de que su cuerpo "alcance" al cerebro. 

Lea también: Entrevista: ¿En verdad es posible un mundo libre de drogas?

Causas de las parálisis del sueño

De acuerdo con la Clínica Cleveland, las parálisis del sueño no tienen una causa específica, sin embargo están relacionadas con otros trastornos del sueño y enfermedades, por lo que podrían considerarse un síntoma de algunos de estos. Entre ellos se encuentran:

  • El insomnio.
  • Patrones de sueño irregulares, común en trabajos con turnos con horarios diferidos o cambiantes.
  • Narcolepsia, trastorno en el que las personas se quedan dormidas de forma repentina, en algunos casos en situaciones que la ponen en peligro.
  • Trastorno de estrés postraumático.
  • Trastorno de ansiedad.
  • Trastorno de pánico.
  • Historial familiar de parálisis del sueño.
  • Estrés.
  • Migraña.
  • Parkinson.
  • Algunos medicamentos para el sueño, el asma, depresión, desórdenes piscóticos, hipertensión, alergias e infecciones.
  • Abuso de sustancias.
  • Embarazo o menstruación.
  • Trastornos como la epilepsia.
  • Mala higiene del sueño. 

¿Higiene del sueño?

En general la salud mental suelen ser menospreciada. Asociamos la higiene a la salud física pero rara vez a la salud mental, dentro de esta se encuentra la higiene del sueño que no son más que buenos hábitos del sueño, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud de Estados Unidos. Estos hábitos pueden reducir las posibilidades de sufrir parálisis del sueño.

Los hábitos que los CDC recomiendan para mejorar nuestra higiene del sueño son:

  • Tener consistencia en la hora de dormir: Duerme y levántate a la misma hora, incluso en fines de semana, esto permitirá a tu cuerpo y a tu mente poder conciliar el sueño y poder despertarte con mayor facilidad.
  • Cuidar el ambiente donde se duerme: Asegúrate de que la cama es cómoda, apaga las luces, cuida que el lugar esté limpio, que no haya ruido y que la temperatura sea la adecuada.
  • Di no a aparatos electrónicos: Saca de la habitación pantallas, celulares, tabletas, computadoras y todo aquello que produzca ese característico brillo tan nocivo para el sueño.
  • Cenar ligero: Evita las cenas "pesadas" que son aquellas que incluyan carnes, grasas, cafeína y alcohol.
  • Hacer ejercicio: Si te mantienes activo durante el día será más fácil que duermas durante la noche, el ejercicio es la mejor forma de "cansarte" para ir a la cama.

Si tienes buenos hábitos de higiene del sueño y aún así sigues experimentando parálisis o cualquier otro trastorno del sueño entonces no dudes en acudir al médico quien será el único encargado de ordenar los estudios correspondientes o canalizarte al especialista correcto. Las parálisis pueden ser síntoma de otros trastornos del sueño o de otras enfermedades que requieren atención especializada. Recuerda no medicarte si no te lo ha indicado un médico, hacerlo podría empeorar, ocultar el problema o poner en riesgo tu salud.