fbpx

¿Sabías que podrías ser inmune al COVID-19 sin vacuna? Acá te contamos por qué

Nuevo estudio demuestra que las personas que hayan estado expuestas a la gripe y el citomegalovirus tendrían inmunidad contra el coronavirus sin estar vacunados ni haberse infectado.

Gente caminando en la calle

Durante toda la pandemia se ha especulado sobre las personas que podrían tener algún tipo de inmunidad frente al COVID-19. Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: Did you Know that you Could be Immune to COVID-19 Without a Vaccine? Here We Tell you Why

Durante toda la pandemia se ha especulado sobre las personas que podrían tener algún tipo de inmunidad frente al COVID-19. Aunque no es del todo claro cómo ocurre esto ni el tipo de población que logra bloquear el virus, lo cierto es que ya existe una explicación sobre cómo un grupo reducido se ha vuelto inmune por haber estado expuesto a otras infecciones.

El artículo, que fue publicado por la revista Scientific Reports de Nature Research, demuestra cómo algunas personas que no han contraído el nuevo Coronavirus y tampoco han recibido ninguna de las vacunas anticovid poseen una propia inmunidad de células T para combatir el SARS-CoV-2.

De acuerdo con la investigación, que fue llevada a cabo por un grupo de investigadores internacionales de Estados Unidos e India en el Instituto de MedGenome, la razón de esto es debido a que las personas estudiadas habían estado expuestas a la gripe y el citomegalovirus, por lo tanto, en estos organismos estarían presentes células T reactivas al SARS-CoV-2.

No obstante, en otros artículos publicados en diferentes medios ya se venía mencionando la posibilidad de que existiría un nicho muy especifico en la población con células inmunes capaces de reconocer el COVID-19. Esto es muy importante porque al encontrar seres humanos con la capacidad de enfrentar el virus sin problema, permite soluciones más precisas para poner fin a la pandemia.

Sin embargo, este grupo de seres humanos que poseen células T debido a otras infecciones que no permiten el ingreso del coronavirus o impiden que haya afectaciones severas se suma a los ya vacunados o quienes superaron la enfermedad como la población inmune.

Lea también: ¿Deberíamos retrasar la vacunación contra COVID-19 en niños?

Estudio previo: ¿pueden algunos cuerpos reconocer el Coronavirus?

“Las personas que nunca habían estado expuestas al SARS-Cov-2, aproximadamente la mitad tenía alguna reactividad de células T”, afirma Alessandro Sette, coautor de un estudio previo desarrollado por el Centro de Investigación de Vacunas y Enfermedades Infecciosas en el Instituto de Inmunología de La Jolla, Estados Unidos. Lo que en otras palabras significa que un selecto grupo humano tiene la ventaja de reconocer el coronavirus y, por ende, luchar contra la infección eficazmente.

Lo anterior permitió que el Instituto de MedGenome siguiera investigando sobre este tema y como resultado se encontró que quienes estuvieron expuestos a la gripe y el citomegalovirus son portadores de células defensoras que bloquean el SARS-CoV-2 en el organismo.

¿Qué son las células defensoras y cómo actúan?

Se conocen como células T y su función principal es mitigar la propagación del COVID-19, atacando y destruyendo las otras células infectadas para proporcionar la inmunidad contra el virus. En síntesis, estas células no previenen el contagio puesto que se activan sólo cuando un organismo extraño ha ingresado en el cuerpo. Sin embargo, son fundamentales para la erradicar las infecciones que se producen.

De acuerdo con la viróloga María Fernández Gutiérrez de la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia, esta protección se da cuando el cuerpo se ha enfrentado a otro patógeno que no es el mismo, pero tiene características similares al SARS-CoV-2, lo que explicaría en parte como la población estudiada ha logrado la inmunidad sin haber tenido coronavirus, pero si ha estado expuesta a infecciones parecidas.