fbpx

Ecoansiedad: ¿Cómo hacer frente a un futuro aterrador?

La preocupación creciente por el cambio climático está afectando la vida diaria de miles de jóvenes alrededor del mundo tiene un nombre: Ecoansiedad. La mitad de esta población asegura que ve un futuro aterrador y esta es la forma en que peudes tratar el tema.

Persona sentada en un muelle cerca a un lago

La crisis climática que vivimos actualmente no solo está dejando a su paso miles de bosques deforestados, especies en vía de extinción y pocos (o nulos) recursos naturales. Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Escucha este artículo


Read in english: Eco-anxiety: How to Cope with a Scary Future?

La crisis climática que vivimos actualmente no solo está dejando a su paso miles de bosques deforestados, especies en vía de extinción y pocos (o nulos) recursos naturales. También está dejando problemas sociales, comunidades afectadas hasta la médula y desesperanza. Por lo menos, eso demuestra un reciente estudio dirigido por académicos de la Universidad Bath y del Stanford Center for Innovation in Global Health, en donde aseguran que casi la mitad de la población mundial de jóvenes se muestra seriamente ansioso por el cambio climático y sus nefastas consecuencias. 

Tres cuartos de las personas entre 16 y 25 años que fueron encuestadas para este estudio aseguran que el "futuro es aterrador" bajo las condiciones en las que está viviendo nuestro planeta. Asimismo, el 64% de los encuestados se presentan inconformes antes las políticas y acciones insuficientes por parte de los gobiernos alrededor del mundo. Como resultado de esto, las personas encuestadas sienten que la ansiedad y el estrés generado por la crisis climática afecta sus vidas diarias, e incluso, interfiere con su capacidad para funcionar común y corriente. 

Lee también: Infografía: Conoce qué tantos recursos se gastan en tu plato de comida

Si bien el estudio aclara que esto no significa que la crisis climática implique una enfermedad mental como tal, es evidente que este tema está siendo relevante en la vida común de este grupo de personas que hoy están viviendo las consecuencias de lo que hicieron generaciones pasadas y que temen por su futuro y por el del planeta tierra. 

Y entonces, ¿qué se puede hacer?

Se llama ecoansiedad a la ansiedad generada por la crisis climática que estamos viviendo actualmente. Este término comenzó a ser usado con más naturalidad después de la entrega del informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) en 2019. En este, se enfatizó en la necesidad de "cambios urgentes y sin precedentes". Una pandemia más tarde, y después de su última publicación que habló de las consecuencias de no haber prestado cuidado a esos cambios urgentes, la ecoansiedad toma protagonismo. Asimismo, entra a la conversación la pregunta: y entonces, ¿qué se puede hacer?

Para Owen Gaffney, científico, analista, escritor de sostenibilidad global y jefe de medios en el Stockholm Resilience Center, la clave está en mantener presente que las acciones individuales sí pueden tener un impacto positivo en medio de la crisis. Así lo afirmo para la BBC, y asegurando que la ecoansiedad es la respuesta más obvia ante una situación tan amenazante, por lo que validar esta sensación no está de más. 

Gaffney invita a las personas a compartir esta preocupación con personas allegadas, tratarla en reuniones familiares o de amigos. Ponerla sobre la mesa con el fin de que no solo se hable sobre el tema, sino también con el fin de que se busquen soluciones individuales y colectivas y, ¿por qué no?, convencer a una que otra persona de la importancia de prestar atención a esta crisis y poner manos a la obra. 

Por otro lado, llama al optimismo, pues este puede ser un motor poderoso, no solo para evitar la eco ansiedad, sino para crear más consciencia y tomar decisiones y acciones que estén en pro de un futuro menos aterrador y más esperanzador.