fbpx

4 consejos para reducir la huella de carbono a partir del ahorro de energía

En el Día Mundial del Ahorro de Energía te contamos cómo podemos reducir la contaminación en la cotidianidad.

Tres mujeres en bicicleta

En su diario vivir las personas desarrollan actividades que implican la utilización de recursos naturales para producir energía. Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: 4 Tips To Reduce Your Carbon Footprint Through Energy Saving

El 21 de octubre de cada año se celebra el Día Mundial del Ahorro de Energía. Justamente esta fecha nace con el fin de que las personas reflexionen y puedan tomar conciencia sobre la importancia del ahorro de energía y cómo esto le contribuye al medio ambiente. Así mismo, en este día se busca principalmente incentivar a que los seres humanos logren tomar hábitos responsables sobre el consumo y uso de los recursos que están al alcance de todos.

En su diario vivir, las personas desarrollan actividades que implican la utilización de recursos naturales para producir energía. Estas fuentes se derivan esencialmente de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo, los cuales no son renovables y tienden a tener una limitación a largo plazo. De modo que el uso excesivo o la necesitad de estas fuentes energéticas han contribuido gravemente al cambio climático y, por ende, la humanidad debe mirar hacia el futuro y replantearse nuevas formas de generar electricidad; limpias y amigables con el medio ambiente.

Lee también: 5 formas de ahorrar electricidad y disminuir el gasto

El objetivo para el 2100 es reducir entre un 80% y 95% las emisiones de gases tipo invernadero y de esa manera mitigar el impacto que estas le hacen a todo el entorno y los seres vivos del planeta tierra. No obstante, mientras las organizaciones implementan el uso de energías limpias cada persona en el mundo puede aportar su grano de arena para disminuir la huella de carbono desde un cambio en su estilo de vida.

Evitar vuelos cortos

Sin duda alguna, los aviones son el medio preferido puesto que es el más seguro y reduce a gran escala el tiempo de viaje que se hace por vía terrestre. Se le ha considerado poco contaminante porque en un solo trayecto puede transportar cientos de personas. Sin embargo, eso está lejos de ser cierto porque en realidad un avión logra emitir 285 gramos de CO2 por pasajero, convirtiéndose en el medio de transporte más contaminante.

De acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA): “La aviación contribuye con alrededor del 2% de las emisiones mundiales de carbono del mundo”.

En ese sentido, evitar vuelos cortos es una alternativa para ahorrar energía y reducir emisiones de CO2.

Utilizar el auto responsablemente

La principal causa de la contaminación en las ciudades se debe a la gran cantidad de coches que hay circulando en las calles. Estos vehículos requieren un alto consumo de gas y gasolina que en últimas son perjudiciales para la atmósfera y la salud de las personas.

Aunque en nuestros tiempos sigue siendo un medio indispensable hay formas de reducir el exceso de emisiones de carbono como:

  • Apagar el motor si se va a detener durante unos minutos.
  • Revisar constantemente el tubo de escape y el catalizador para evitar fugas.
  • Planificar rutas cortas para ahorrar combustible.
  • No utilizar el aire acondicionado cuando no es necesario.
  • No utilizar el vehículo a destinos exageradamente cortos.

Usar más la bicicleta

La bicicleta es un medio de transporte que no consume energía y tampoco genera emisiones de gases. Por eso se recomienda usarlo al menos una vez a la semana como reemplazo del automóvil o la motocicleta. Además, es una forma de hacer ejercicio y trae beneficios para la salud.

 

Dejar de utilizar plástico

Usar bolsas reutilizables y no comprar productos demasiados envueltos en el supermercado también ayuda a reducir la huella de carbono. La sobreproducción de envases y empaques requiere un gasto de energía considerable que le hace daño al planeta.