fbpx

5 formas de ahorrar electricidad y disminuir el gasto

Ahorrar electricidad se traduce en ayudar al medio ambiente y ahorrar dinero.

Molinos de viento en un campo

Es posible ahorrar electricidad sin tener que abandonar el uso de dispositivos determinados o electrodomésticos. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Juan Bacallado

Escucha este artículo


Read in english: 5 ways to save electricity and reduce costs

Cada vez las personas adquieren más dispositivos que demandan energía eléctrica. En Colombia, por ejemplo, una sola persona promedio consume 1.159 kWh (kilovatios por hora) al año, mientras que el precio por kWh en este país es de 0,153 dólares estadounidenses por kWh de acuerdo con Global Petrol Prices, esto significa que un colombiano promedio puede gastar 177 dólares anuales, una cifra que aumentaría considerablemente en un hogar con una familia de cuatro personas. En Latinoamérica, el país con la electricidad más costosa según GPP es Guatemala, con un precio de 0,251 dólares por kWh, mientras que Venezuela es donde la energía eléctrica tiene menor costo de la región y del mundo, puesto que el kWh no llega ni a un centavo.

En cuanto a los aparatos que más kWh consumen en un hogar promedio, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) reseñó que el refrigerador es el electrodoméstico que más energía necesita, con un promedio de 662 kWh al año, le sigue los congeladores con 563 kWh, la televisión con 263 kWh, la lavadora y la secadora con 255 kWh para cada una. Sin embargo, es posible ahorrar electricidad sin tener que abandonar el uso de determinados dispositivos o electrodomésticos, estas son algunas de ellas:

Usar productos Energy Star o A+++

Quizás la opción más importante de todas y la que muchas personas desconocen, ¿qué significa Energy Star? esto consiste en una etiqueta suministrada por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) que garantiza que ese producto supera los estándares de bajo consumo de electricidad por lo que su uso permite ahorrar dinero y tiene un menor impacto ambiental en comparación a aquellos que no son Energy Star, de acuerdo con la NRDC. 

Este sello avala que el equipo está entre el 25 % de los que menos consumen energía en su categoría, es decir, que de cada 100 modelos similares de lavadoras que hay en el mercado, las 25 que usen electricidad de forma más eficiente son las que tendrán la etiqueta, cuando este número llega a 50 %, la EPA cambia los requerimientos para que los fabricantes mejoren el consumo, por lo que mientras más nuevo es el equipo con Energy Star, menos energía consume. La Energy Star avala 70 categorías de productos como laptops, bombillos, calentadores, aires acondicionados entre otros.

En tal caso de no hallar equipos Energy Star, también es importante revisar la eficiencia energética, este es el estándar usado por la Unión Europea para calificar el consumo de los electrodomésticos, A+++ significa que consume menos que el 25 %, A++ menos que el 30 % y A+ entre el 30 % y 42 %, de acuerdo con Endesa.

Lea también: Alternativas para un planeta sin plástico

Bombillas LED

La tecnología LED le dio el premio Nobel de física en 2014 a los tres japoneses que idearon lo que ellos mismos definieron como “una nueva luz para iluminar al mundo”. Las luces LED tienen diversas ventajas, en primer lugar su duración es mayor, llegando hasta las 100.000 horas de uso -las fluorescente suelen durar 10.000 horas-, además no contienen mercurio como las demás por lo que no contamina ni es peligroso para la salud en caso de romperse, otra ventaja es que da la máxima iluminación desde el momento del encendido, ya que no hay que esperar a que se caliente y por ende consumen hasta un 80 % menos energía que las tradicionales, de acuerdo con BBVA.

Mantenimiento básico

Como todo, el uso a largo plazo genera residuos y esto ocurre en la mayoría de los electrodomésticos, lo que provoca dificultades en la eficiencia de su funcionamiento, por esta razón se debe estar atento para hacer un mantenimiento básico al menos una vez al año en equipos como refrigeradores, aires acondicionados, lavadoras y secadoras, además de revisar y limpiar constantemente los filtros que tienen estos electrodomésticos, ya que al taparse causan limitan el rendimiento y consumen más corriente. En el caso de los refrigeradores y congeladores también es importante percatarse de que las puertas cierren correctamente para evitar fugas de frío, el mantenimiento adecuado de cada electrodoméstico prevendrá fallas y ahorrará electricidad y dinero.

Aprovechar el sol 

El sol puede ser una alternativa útil y eficiente cuando se trata de iluminar, calentar y hasta secar, por esta razón es recomendable aprovecharlo en la medida de lo posible antes de recurrir a la secadora, bombillas o la calefacción, igualmente usar agua caliente en las lavadoras consume un 90 % más de electricidad según reseñó CNET, además hacer un buen centrifugado en la lavadora permitirá secar aún más la ropa y reducir el tiempo que se utiliza en secarse por completo.

Enchufes inteligentes

En la actualidad existen enchufes “inteligentes” que pueden conectarse a la red WiFi y apagarse desde la app de un teléfono, por lo que es ideal para aquellos enchufes donde se conectan equipos de uso temporal como un televisor, cargadores entre otros. Este tipo de enchufes también permite programar horarios de apagado y encendidos automáticos que ayudarán a no consumir energía extra cuando se está durmiendo por la noche o se sale de casa.