fbpx

Herencia Colombia: Un proyecto para salvaguardar el capital natural del país

Herencia Colombia (HeCo) es un proyecto creado en el marco de la Cumbre de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. Como Colombia es uno de los países más biodiversos del mundo esta iniciativa, permite proteger la fauna y flora del país a largo plazo con la ayuda de los sectores públicos y privados.

Hombre cosechando cacao

Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Daniel Alejandro Vergara

Escucha este artículo


Read in english: Heritage Colombia: A Project To Safeguard The Country's Natural Capital

Con la llegada del posconflicto en Colombia se han vuelto más evidentes los retos a nivel ambiental que tanto el gobierno como la sociedad civil tienen que afrontar, la minería ilegal, los monocultivos, la ganadería extensiva, la deforestación y la sobre explotación de recursos son solo algunas problemáticas que diariamente afectan ecosistemas, fauna, flora y a la población tanto de las ciudades como de las zonas rurales. A Grandes rasgos HeCo ha sido creado para financiar a largo plazo el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP), según Parques Nacionales Naturales de Colombia: “este sistema es el conjunto de áreas protegidas, actores sociales y estrategias e instrumentos de gestión que las articulan, para contribuir como un todo al cumplimiento de los objetivos de conservación del país”.

El proyecto está planteado para la cooperación e integración en múltiples escalas tanto regionales y locales como nacionales e internacionales. Es liderado por el Ministerio de Medio Ambiente de Colombia y Parques Naturales, según información de estas entidades también cuenta con los apoyos estratégicos de Patrimonio Natural, la Fundación Gordon and Betty Moore, Conservación Internacional (CI), Wildlife Conservation Society (WCS), Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) la UE-FAO, el GEF-BM y el BID.

Según la WWF: “El proyecto busca asegurar la conservación y financiación, a largo plazo, de 20 millones de hectáreas, incrementando la cobertura, manejo efectivo y gobernabilidad del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Colombia (SINAP) y otras estrategias de conservación”. Algunas de las zonas que cuentan con áreas protegidas son los Andes Centrales, el corazón de la Amazonía, la Sierra de San Lucas, la transición del Orinoco y la Costa Caribe.

Este proyecto fue socializado en la COP26 en Glasgow y algo que se pudo resaltar fue la integración absoluta del factor humano en los procesos de protección ambiental. Es decir que el proyecto no solo financiará la protección de territorios sino procesos de gobernanza e innovación que permitan a las poblaciones que viven dentro de estas áreas tener diversas herramientas para la protección, preservación y recuperación de los ecosistemas. Esto se plantea teniendo en cuenta que históricamente el conflicto armado ha afectado al medio ambiente, y que los procesos de construcción de paz durante esta etapa de posconflicto están estrechamente ligados con la tenencia de la tierra, la territorialidad y las diversas ruralidades del país.

Te invitamos a leer: Los pueblos indígenas deben ser líderes en la conservación y sostenibilidad

El señor Emigdio Pertuz, representante legal del Consejo Comunitario de Cocomanorte, ubicado en el Santuario de Fauna Acandí Playona, afirmó al portal web de WWF que la: “Herencia Colombia contribuirá al fortalecimiento de los consejos comunitarios, las declaratorias y las ampliaciones de las áreas protegidas, lo cual significa para nosotros una contribución efectiva y real, que nos garantiza la pervivencia en el territorio, por ende, nos garantiza la vida”.

Aunque el proyecto desde 2015 seguía en fase de estructuración, el pasado 23 de junio de 2022 se firmó un acuerdo de financiación por 245 millones de dólares entre Colombia y las organizaciones aliadas para fortalecer el SINAP. Con este nuevo paso el país está más cerca de cumplir con el objetivo 30 x 30 con el que se comprometió de manera internacional en el marco de la agenda planteada por los objetivos de desarrollo sostenible. Se plantea que para 2030 Colombia tendrá el 30 % de su territorio terrestre y el 30% del territorio marítimo completamente protegido.

El acuerdo de financiación llega en un momento coyuntural, en el que la crisis climática está poniendo en las agendas mundiales la protección del medio ambiente como un punto importante. Si se logra cumplir con los objetivos planteados por HeCo, estos fondos contribuirían a salvaguardar cerca del 10% de la biodiversidad mundial.

 Carter Roberts, presidente y director ejecutivo de WWF-US, señaló que: “Este acuerdo es importante porque ayudará a financiar la protección a largo plazo de más de 32 millones de hectáreas de los lugares más preciados de Colombia. Pero también es importante porque traza un camino a seguir para que otras naciones financien la protección de sus propios entornos terrestres y marinos”.

Si bien las primeras fases del proyecto (financiación y estructuración) han representado un reto, lo cierto es que la ejecución de este lo será aún más. A noviembre de 2021 el SINAP reportó 1.391 áreas protegidas, en todo el territorio nacional, que tanto HeCo como sus colaboradores deben seguir protegiendo y gestionando estrategias para ampliar sus límites. De igual manera tienen que establecer procesos de gobernanza, que involucren a entidades públicas y privadas junto a la población, en los cuales lleguen a acuerdos comunes sobre sus diversas visiones del territorio y la importancia de la preservación de estos.

Por ahora este proyecto se ubica como uno de los pocos de Latinoamérica y el mundo con tantos actores involucrados y con esa cantidad de recursos gestionados. Se espera que para 2030 se hayan ejecutado buena parte de las iniciativas en las regiones de Colombia y que con esto se contribuya a la protección del medio ambiente a nivel global.