fbpx

Deforestación en Colombia: avances, retrocesos y desafíos

El Ministerio de Ambiente y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales Ideam presentaron las cifras de deforestación en Colombia del 2021. Te contamos lo positivo, lo negativo y los retos que vienen.

persona cortando madera en un bosque

Foto: Reuters

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: Deforestation in Colombia: Progress, Setbacks and Challenges

La deforestación en Colombia aumentó en un 1,5% entre el 2020 y el 2021, con una deforestación de 174.103 hectáreas. Sin embargo, pese a este aumento, las cifras globales demuestran que ha habido una tendencia a la baja en los últimos años, por lo menos de acuerdo con la información oficial. La cifra más alta de deforestación reciente se había alcanzado en el 2017, con 219.552 hectáreas deforestadas.

Los departamentos con mayor deforestación son Meta, Caquetá, Guaviare, Putumayo, Norte de Santander y Antioquia, que concentran el 77% de la deforestación del país. De acuerdo con el informe, Antioquia ha sido el departamento que históricamente más ha sido afectado por la deforestación. No obstante, el año pasado se dio una disminución del 23%. Por otra parte, los datos señalan que las mayores causas de la deforestación son: "praderización orientada a la usurpación y acaparamiento de tierras, la implementación de malas prácticas de ganadería extensiva, los cultivos de uso ilícito, la ampliación no planificada de infraestructura de transporte, la extracción ilícita de minerales, la tala ilegal y la ampliación de la frontera agrícola en áreas no permitidas".

Las luces y las sombras de las cifras 

Aunque algunos Parques Naturales tuvieron una menor deforestación, otros presentaron un aumento en el número de áreas deforestadas. Así, la deforestación se redujo en los Parques Nacionales Naturales de La Paya (-17 %), Paramillo (-28 %),Tinigua (-6 %), Sierra de La Macarena (-11 %), Cordillera de los Picachos (-30 %) y la Reserva Nacional Natural Nukak (-33 %). No obstante, en el Parque Nacional Chiribiquete hubo un aumento del 13% en este fenómeno, con respecto al 2020, de acuerdo con la información del Ministerio de Ambiente.

Por otra parte, la directora del Ideam, Yolanda González, señalo que “Estos resultados permiten identificar que para el cierre del año 2021 el país cuenta con 59,5 millones de hectáreas de bosque natural, lo que lo sigue catalogando como un país forestal, donde el 52,1% de superficie continental e insular sigue siendo bosque”. Entonces, la correcta gestión de estos bosques debe ser una de las prioridades del próximo gobierno, pues representan uno de los bienes más preciados para la humanidad en la lucha contra el cambio climático.

Es de especial importancia poner atención a los departamentos que conforman la Amazonía, pues se trata de una de las áreas más amenazadas pero al mismo tiempo de mayor importancia y riqueza en biodiversidad. Al respecto, el Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF Colombia, "Entre enero y febrero de este año, más de 1.000 incendios se presentaron en Caquetá, Guaviare y Meta, tres de los 10 departamentos que abarca la Amazonia colombiana y conforman el denominado “arco de la deforestación”. Entonces, señala que aunque hay una temporada de incendios que es normal en los ecosistemas, los últimos incendios que han amenazado al Amazonas se están dando por los procesos que llevan a la deforestación, como la preparación de los terrenos para la ganadería o cultivo.

Lea también: Científicos descubren microplástico en sangre, carne y leche de animales de granja

Por otra parte, aunque la cifra de 1,5% en pérdida de bosques parezca pequeña, no es en realidad una buena noticia. De hecho, la organización Global Forest Watch, que monitorea el estado de los bosques en diferentes regiones del mundo, indica que durante el 2021 fue uno de los 10 países con la mayor pérdida de bosques primarios tropicales durante el 2021, ocupando la sexta posición. Los países que llevan la cabecera en esta lista son: Brasil, República Democrática del Congo, Bolivia, Indonesia y Perú, lo que tampoco deja muy bien a la región de Suramérica. 

El reto: involucrar a las comunidades 

Sin duda alguna, la deforestación constituye un grave peligro para los ecosistemas del país y del mundo. No obstante, para dar solución a esta problemática es necesario hacer planes económicos y sociales paralelos para las personas que hoy viven en las zonas que se están deforestando, pues si no se brindan alternativas productivas a los pobladores de las zonas aledañas a los bosques tropicales, estos terminan obteniendo recursos de las actividades relacionadas con la deforestación.

Por otra parte, la organización Global Forest Watch, señala que en el 2021 la pérdida de bosques fue alta en el mundo. "En la Declaración de los Líderes de Glasgow sobre los Bosques y el Uso del Suelo de 2021, 141 países se comprometieron de forma colectiva a “detener y revertir la pérdida de bosques para 2030. Para cumplir este compromiso, será necesario que la pérdida de bosques disminuya consistentemente cada año durante el resto de la década, una disminución que todavía no está ocurriendo en todos los trópicos", señala la organización.