fbpx

Claves para tener más y mejores orgasmos femeninos

Más de 8.000 terminaciones nerviosas intervienen en el orgasmo femenino. Se trata de una explosión de placer y sensaciones. Sin embargo, todavía resulta un tema tabú en muchos espacios. Te contamos sobre este proceso fisiológico y cómo potenciarlo.

Mujer recostada sobre una cama

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: Keys To Have More And Better Female Orgasms

El orgasmo es el clímax de la excitación sexual. Se genera por una descarga de tensiones neuromusculares, que generan un intenso placer y sensación de bienestar. Esta experiencia por lo general se relaciona con la zona genital u otras zonas erógenas, sin embargo, el cerebro y la mente también juegan un papel fundamental. El orgasmo femenino tiene múltiples beneficios a nivel físico y mental. "Ayuda aliviar la tensión premenstrual en muchas mujeres, inducir el sueño, prevenir en forma indirecta las enfermedades y desarrollar defensas para las infecciones, aumentando la cantidad de glóbulos blancos y renovando la circulación de las hormonas, fortalecer el tono muscular en la zona pélvica y anal, reduciendo las posibilidades de pérdida involuntaria de orina y prolapso uterino", indica una publicación de la Revista Brasileña Medicina Esporte.

Una investigación publicada en la "Revista Current Sexual Health Reports" en 2020, hizo una revisión sobre la brecha de género en los orgasmos. Los resultados apuntan a que los hombres tienden a tener con más frecuencia orgasmos, en las relaciones heterosexuales, que las mujeres. Esto en gran medida se debe a factores socioculturales como el desconocimiento sobre el derecho de las mujeres al placer sexual, el orgasmo femenino y, en general, conductas machistas. Por último, la investigación sugiere que "nuestra priorización cultural de las relaciones sexuales entre el pene y la vagina sobre las actividades sexuales más enfocadas en el clítoris está relacionada con la brecha del orgasmo de género". 

"Todos los cuerpos tienen derecho a experimentar el placer que son capaces de sentir", expresa Sophia Wallace. Se trata de una artista reconocida por ser líder del movimiento Cliteracy, el cual busca que el clítoris tenga representación visual. En últimas, que el placer femenino también sea reconocido y no estigmatizado. "¿Cómo es posible que llegáramos a la luna antes de descubrir la anatomía del clítoris?", señala la artista. 

Claves para alcanzar el orgasmo 

Como hemos señalado, muchos factores relacionados con la anorgasmia, que se refiere a la falta o poca frecuencia de los orgasmos, tienen que ver con motivos sociales como los tabús, los mitos y las falsas creencias. Asimismo, el desconocimiento del clítoris y del propio cuerpo. Además, también el factor psicológico, juega un papel relevante. La buena noticia es que a través del autoconocimiento, la eliminación de los prejuicios y el reconocimiento del placer como algo positivo, es posible encaminarse hacia mejores y más frecuentes orgasmos femeninos. 

Quítate los prejuicios

Vencer los prejuicios y la vergüenza es el primer paso hacia tener mejores orgasmos. Por siglos, el placer de las mujeres ha sido estigmatizado. Reconocer estos hechos y comprender que todas las personas tienen derecho al placer es clave. Además, múltiples investigaciones señalan que el orgasmo femenino tiene beneficios para la salud. No hay que tener vergüenza frente a las sensaciones de bienestar que el propio cuerpo ofrece. El amor propio, el autocuidado y el reconocimiento de que mereces sentir placer te ayudará a tener también una mente más tranquila frente a la sexualidad, que no sea un obstáculo para alcanzar el clímax. 

Lea también: ¿Cómo conseguir una lactancia materna exitosa?

Dedica tiempo al autoconocimiento 

La masturbación femenina tiene muchos beneficios. Entre ellos, permite conocer mejor el cuerpo y entender qué te genera más satisfacción. Por esta razón, autoexplorarse, verse, tocarse y examinar las zonas erógenas permitirá tener mejores orgasmos. 

Disfruta el camino 

Para alcanzar el orgasmo femenino hay factores clave que están relacionados con la excitación. Por lo tanto, hay que poner atención a los "juegos previos": los besos, la intimidad, sentirse cómoda y estar mentalmente conectada con el momento. "La respuesta fisiológica durante el encuentro sexual conjuga elementos como la disposición al encuentro y la estimulación previa a la penetración vaginal", señala una publicación de la Universidad Antonio Nariño.  De esto depende la lubricación y dilatación vaginal en gran medida. Esto es preciso que lo hables con tu pareja sexual. El sexo es más que la penetración.

No finjas orgasmos, mejor comunícate 

Un estudio realizado por la Universidad de Antioquia, en Colombia, encontró que un 43,6% de las mujeres encuestadas fingían los orgasmos por diferentes razones. Los motivos principales respondías a "asuntos de la pareja" y "engaño altruista". No obstante, también el miedo, la inseguridad, el deseo de acabar con el encuentro sexual o aumentar la excitación eran factores comunes.

En relación a esto, es necesario entender que un encuentro sexual, cuando es con otra persona, debe buscar maximizar el placer de las dos personas. Por esta razón, fingir el orgasmo para complacer a la pareja no es una buena estrategia. Por el contrario, una buena comunicación, con confianza, ayudará a que ambas personas encuentren el mayor placer. No hay nada de malo en comunicar qué te duele, qué te gusta más, donde te gusta que te toquen o cómo hacerlo. Cada persona es un mundo.

Aprovecha los juguetes y a los expertos 

El sexo no tiene por qué doler; debe generar placer. Por esta razón, no normalices el dolor o el malestar durante las relaciones sexuales. Si esto sucede, tu ginecóloga puede hacer una revisión para ver que no tengas alguna condición que te genere dolor, como la vaginitis o la endometriosis. 

Asimismo, aprovecha los múltiples juguetes y elementos que te pueden ayudar a maximizar el placer. Lubricantes, vibradores, consoladores y estimulantes son grandes aliados. 

Para finalizar, es preciso señalar que aunque el orgasmo implique un nivel de placer alto, una relación sexual, o autoexploración sexual, no tiene que terminar necesariamente en un orgasmo para que genere disfrute. Hay muchas maneras de vivir el placer y las relaciones sexuales.