fbpx

Dragones ¿realidad o leyenda?

Aquí te contamos el origen de los dragones y qué tan cerca se encuentran estos animales mitológicos de haber existido en la realidad.

Dragón escupiendo fuego

Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: Dragons Reality or Legend?

Se pensaría que estos fantásticos animales solo pertenecen a los mitos y leyendas de los pueblos, pero para la sorpresa de muchas personas sí existen en la naturaleza. Tal vez no botan fuego por la boca y tampoco son bestias gigantes, pero sí se asemejan un poco a lo que se ha divulgado en la cultura popular.

En este artículo, haremos un recorrido por la historia de estos legendarios animales y las especies que más se acercan a ellos. Asimismo, te contaremos sobre un descubrimiento muy importante sobre los restos de un presunto dinosaurio dragón que fue hallado en Australia. 

El origen mitológico de los dragones

Para entender de dónde vienen estos míticos animales primero se debe comprender la palabra que los identifica. Etimológicamente, la palabra “dragón” proviene del griego drákōn y significa “serpiente”. No obstante, en la antigüedad esta palabra se utilizaba para referirse a víboras reales que con el tiempo terminó refiriéndose a serpientes enormes con cualidades especiales.

Por consiguiente, estos seres empiezan a hacer parte de la cultura en diferentes regiones del mundo con percepciones distintas. Por ejemplo, en Oriente la figura del dragón no tenía alas, pero se les atribuía la mágica habilidad de volar. Aunque se asemejan más a un reptil, eran considerados criaturas sabias y generosas. Por esa razón, en Japón es el símbolo oficial de la familia imperial. 

Ahora bien, en Europa, después de la caída del imperio romano, la figura del dragón se convirtió en símbolo de poder y sabiduría. En este contexto se representa como una serpiente enorme y con alas, mientras que, para los alemanes, estaba relacionado con la divinidad y el inframundo. 

Sin embargo, en Suramérica la representación es un poco diferente. Para las tribus indígenas de la región era más una divinidad a la que se le debía rendir culto, como lo hacían los aztecas. Mientras que los muiscas lo interpretaban como un dios creador que se parecía a una serpiente con fuego. Más tarde, todas estas figuras empiezan a hacer parte de los cuentos de hadas de princesas y dragones gracias a la historia de San Jorge y el dragón en la Leyenda Dorada. Allí se simboliza al dragón como Satanás. Narra la lucha de un creyente y la iglesia contra el mal. 

Te recomendamos leer:¿Cómo el panda gigante se salvó de la extinción?

¿Qué opina la ciencia de estos míticos seres?

La ciencia siempre ha estado en la búsqueda de los animales reales que dieron vida a estos míticos seres que a lo largo de la historia han cultivado casi todas las culturas del planeta. Hoy se sabe que hay especies de reptiles que se han asociado con la interpretación del dragón en diferentes regiones durante la antigüedad:

  • El caimán chino: Posiblemente, haya sido la inspiración de los asiáticos con su símbolo de dragón por la relación que tiene este reptil con el agua. 

  • El dragón con volantes: Se trata de un pequeño lagarto que tiene un volante expandible que rodea su cabeza y cuello. Este volante se abre cuando el animal se pone en estado de alerta. Se encuentra en los bosques australianos. 

  • Las pitones: Son serpientes enormes que pueden medir hasta 30 pies de largo. Son tan terroríficas que pueden estrangular a un elefante. Posiblemente, sean uno de los orígenes del mito del dragón en la antigüedad.

  • El dragón Komodo: Su nombre real Varanus komodoensis y se trata del reptil más grande conocido por la ciencia. Llega a medir hasta tres metros de largo y su peso promedio es de 70 kilogramos. Se encuentran en las islas de Indonesia y se catalogan como los más grandes depredadores. Es posible que hayan sido la inspiración de los dragones míticos de Europa. 

Descubrimiento de dragones prehistóricos en Australia

En el 2011, investigadores de la Universidad de Queensland, en Australia, hallaron los restos fósiles de la mandíbula de un pterosaurio al noroeste del país. Luego de los análisis investigativos, la universidad publicó en la revista Journal of Vertebrate Paleontology los resultados anatómicos de dichos restos. 

De acuerdo con Tim Richards, líder de la investigación, la envergadura de este animal tiene una longitud de siete metros y el hocico tiene forma de lanza, catalogándolo como una bestia aterradora. Se presume que esta criatura pertenecía a los denominados “Dragones del Cretácico”, período en el que se extinguieron los dinosaurios. 

Ahora bien, a este pterosaurio se le ha llamado El Thapunngaka shawi y posiblemente sea lo más parecido a un dragón en la vida real. Además, este ser se configuraba por un cráneo de un metro, una dentadura de cuarenta molares y huesos de paredes finas y huecos que facilitaban su propulsión, según explica el portal web de National Geographic España. 

Este descubrimiento ha sido fundamental para entender la diversidad de pteosaurios australianos durante el Cretácico. Sin embargo, el investigador Tim Richards lamenta que estos restos sean tan escasos y se encuentren en mal estado, por lo que ha sido difícil dar una precisión exacta de la figura de esta especie.