fbpx

3 residencias reales en Latinoamérica que debes conocer

Escucha este artículo


Aunque en comparación con las monarquías europeas las de América Latina fueron efímeras, sí dejaron joyas arquitectónicas que puedes visitar

3 residencias reales en Latinoamérica que debes conocer

Si te gustan los temas de la realeza, no tienes que viajar hasta Europa para disfrutar de su legado, pues en América Latina existen buenos ejemplos, herencia de las monarquías existentes en el continente, principalmente en Brasil y México. Grandes palacios, casas y hasta un castillo forman parte de lo que puedes conocer, lugares llenos de historia y de un pasado digno de conocerse. Aquí te dejamos 3 excelentes sugerencias para conocer a las monarquías latinoamericanas:

Read in english: 3 monarchical residences in Latin America that you should visit

1. Palacio Imperial, Petrópolis, Brasil

La historia de Brasil, contrastante con la de los países hispanohablantes, permitió tener un imperio de larga duración. La razón, el avance de Napoleón provocó que la familia imperial portuguesa se trasladara a América para residir ahí. Su hogar fue Rio de Janeiro, mientras que su casa de verano, el imponente Palacio Imperial de Petrópolis, los recibía para descansar y escapar de las altas temperaturas de Rio. Hoy, el palacio está convertido en el Gran Museo de Arte e Historia de Brasil que alberga colecciones de arte, las pertenencias y habitaciones de la familia real portuguesa y brasileña. Entre otras cosas, se pueden conocer las joyas de la corona, resguardadas en este recinto, de acuerdo con información del mismo museo.

Costo: Entre $2.6 y $9.5 dólares, según las áreas a las que se quiera acceder, aplican descuentos para adultos mayores, estudiantes y residentes locales.

Horario de 10:30 a 18 hrs. de martes a domingo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Museu Imperial (@museu.imperial) el

También puedes leer: 5 alimentos que debes comer en Puerto Rico

2. Palacio de Iturbide, Ciudad de México

El Primer Imperio Mexicano apenas duró 11 meses, tiempo suficiente para que el emperador Agustín de Iturbide tuviera su coronación y un palacio. Ubicado en el corazón de la capital mexicana, el Palacio de Iturbide fue la residencia del emperador. Es modesta comparada con las residencias reales europeas o brasileñas, pero México vivía una etapa crítica en lo económico, tanto que las joyas de la corona eran prestadas de acuerdo con la BBC. Con el paso del tiempo, el palacio fue restaurado y convertido en un museo, el Palacio de Cultura Citibanamex, que alberga exposiciones temporales de todo tipo: diseño, pintura, arte sacro, arte popular, etc. Muy cerca de ahí, en la Catedral Metropolitana, se pueden visitar los restos del emperador Agustín I y conocer el trono que utilizaba.

Costo: Gratuito, tanto a las exposiciones como al palacio. Visitas guiadas gratuitas.

Horario: Lunes a domingo de 10:00 a 19:00 hrs.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de THE ART MARKET (@theartmarketcom) el

3. Castillo de Chapultepec, Ciudad de México

Ubicado en uno de los pulmones de la capital mexicana, el Bosque de Chapultepec alberga uno de los sitios más extraordinarios de la ciudad: el Castillo de Chapultepec. Fue hogar del emperador Maximiliano de Habsburgo, durante el Segundo Imperio Mexicano que duró apenas tres años y que culminó con la muerte del monarca. En el castillo se puede recorrer el Alcázar, que fue el área donde los emperadores habitaron, se pueden visitar sus habitaciones que aún cuentan con algunas de sus pertenencias. Cuenta con una vista espectacular de Paseo de la Reforma, la avenida principal de la capital, también obra de Maximiliano. El castillo fue hogar de varios presidentes mexicanos, hasta que se convirtió en el actual Museo Nacional de Historia. Es considerado el único castillo monárquico en América, en su acervo se encuentran las joyas de la corona mexicana. La experiencia se puede completar recorriendo el bosque de Chapultepec, dos veces más grande que Central Park. En él encontrarás un zoológico, museos, un lago artificial, parques de atracciones y muy cerca el Museo Nacional de Antropología.

Costo: $3.5 dólares. 50% de descuento estudiantes, profesores y tercera edad. Gratuito los domingos para nacionales y extranjeros residentes en México.

Horario: De 9:00 a 17:00 hrs. de martes a domingo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de alain_ln (@alain_ln) el

 

LatinAmerican Post | Luis Ángel Hernández Liborio 

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…