fbpx

¡Free Britney!: Todo sobre el camino de la princesa del pop hacia su libertad

Britney Spears ha buscado librarse del control de su padre para continuar su vida y su carrera musical.

Britney Spears durante un concierto

Britney Spears vive uno de los momentos más cruciales de su vida, pues podría significar "recuperar" su vida y su carrera o volver de las sombras donde ha estado los últimos años. Foto: Flickr-rhysadams

LatinAmerican Post | Luis Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Free Britney!: All About the Pop Princess's Path To Freedom

Britney Spears vive uno de los momentos más cruciales de su vida, pues podría significar "recuperar" su vida y su carrera o volver de las sombras donde ha estado los últimos años. Tras más de una década de constantes especulaciones sobre su vida, la relación con su padre y la intermitencia de su carrera, la cantante se dirigió a la corte con un conciso: "Quiero mi vida de vuelta".

 

El punto de inflexión en la carrera de Spears

Con un meteórico ascenso en su carrera, Britney Spears se convirtió en una de las mujeres más famosas en los Estados Unidos y el mundo. Aunque ya contaba con cierta trayectoria desde su infancia, fue en 1999 cuando llegó el estrellato con el álbum ...Baby One More Time, uno de los más vendidos y populares. A este disco siguieron otros grandes éxitos que la hicieron vender millones de discos y posicionaron su imagen como una de las de mayor influencia.

De acuerdo con The Sun, el patrimonio de Britney Spears asciende a $60 millones de dólares, gracias a sus álbumes de estudio, sus giras y la explotación de su imagen a través de merchandising como su línea de ropa o perfumes. Sin embargo ella no tiene control actual de su fortuna pues se encuentra bajo tutela de su padre James Spears. 2008 fue el año que marcó su carrera, tras 10 años de grandes éxitos la vida de "la princesa del pop" llegó a punto crítico por sus problemas personales.

Britney Spears, al igual que muchos otros jóvenes famosos, sufrió las consecuencias de ser una celebridad. El escrutinio de su vida personal y el acoso por parte de los medios la hicieron parte de frecuentes escándalos en la prensa. En 2006 la cantante fue captada conduciendo un automóvil con su hijo en las piernas, una acción irresponsable. En 2007 numerosos paparazzi la fotografiaron al raparse la cabeza, una de las imágenes más famosas y que mostraba lo deteriorada que se encontraba en ese momento. En 2008 evaluaciones psiquiátricas, hospitalización, drogas y las peticiones de sus padres para ser tutores legales facilitaron el camino para obtener el control sobre la cantante.

 

Framing Britney Spears, una aproximación a su vida

Aunque la tutela era temporal se ha extendido por más de una década, por ello la cantante ha optado por "librarse" de ella por la vía legal. Aunque en primera instancia destaca la tutela en su vida personal hay que considerar que el nombre de Britney Spears representa una marca que vende millones de dólares en todo el mundo y que también están bajo el control del padre de la cantante.

Para entender esta relación de padre e hija el documental Framing Britney Spears (Samantha Stark, 2021) nos narra episodios importantes en la vida de la estrella del pop. A través de material de archivo, investigación y entrevistas a diferentes personas se reconstruye la vida de Spears como celebridad pero también como persona, tomando en cuenta también la relación con su padre y el papel que ha jugado en su carrera. No obstante, Spears se mostró molesta por los documentales que se hicieron sobre su vida, considerando que destacaron más lo negativo que lo positivo sobre su vida.

También puedes leer: Framing Britney Spears: el documental que explora la conflictiva carrera de la princesa del pop

 

#FreeBritney

La inestabilidad de la vida personal de Britney Spears ha permeado en otras esferas como la profesional. Sus escándalos y el problema legal con su tutela no han atenuado su importancia en la industria musical, ni la han hecho perder su lugar como "la princesa del pop". Todo lo contrario, sus fans se han mantenido a la expectativa de su vida y su carrera a la espera de nueva música. Tras una década intermitente y con apariciones controladas sus fans la apoyan con el movimiento #FreeBritney, al que se han unido personalidades de la industria como Miley Cyrus o Sam Smith.

Y aunque el documental Framing Britney Spears ha convertido al movimiento en tendencia en los últimos tres meses, la realidad es que ha estado presente desde el primer momento de la tutela de la cantante. Para presionar, Britney Spears ha dejado claro que su carrera no avanzará hasta que no se libere del control de su padre en su vida y sus negocios. En agosto de 2020 sus abogados lograron que una firma especializada fuera cotutora en la administración de los bienes de la cantante, sin embargo aún falta "librarse" del control sobre su vida, petición que se hizo en marzo de este año y que se encuentra en proceso.

Por ello, el 23 de junio ha sido un momento clave, por primera vez hemos escuchado de voz de la cantante su versión de la historia. En su discurso, Britney Spears destaca los numerosos tratamientos a los que ha tenido que someterse, enfermeras y médicos. Ha aprovechado la atención para exponer cómo se siente ante la tutela, menciona que no se le ha permitido tener una vida propia. "Merezco tener una vida, he trabajado mi vida entera" comentó. Aseguró que desea casarse y tener hijos pero que ese derecho se le ha negado ya que tiene un DIU que se lo impide y que no se le ha permitido retirar. El duro discurso de Britney Spears ha hecho eco a los señalamientos frecuentes que sus fans han hecho por una década.