fbpx

Cambios positivos tras la pandemia: aumento del uso de bicicletas

La pandemia nos obligó a cambiar nuestro estilo de vida. El aumento del uso de bicicletas es una de las mejores consecuencias para nuestro bienestar

Hombre manejando una bicicleta en una calle

Existe un aumento en el uso de bicicletas, que no solo supone algo bueno para el bienestar humano, sino también para el bienestar ambiental. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Escucha este artículo


Read in english: Positive Effects Of the Pandemic: Increased Use Of Bicycles

La pandemia por la COVID-19 ha implicado cambios pequeños y grandes en nuestro estilo de vida y en el mundo tal y como lo conocemos. Pero no todos estos cambios son necesariamente malos, de hecho, el uso de mascarillas no solo nos protege del COVID-19, sino también de otras infecciones e inclusive de la contaminación en el aire, que por cierto va en aumento. Asimismo, hemos visto una fuerte influencia en la manera en la que nos trasportamos. Por ejemplo, existe un aumento en el uso de bicicletas, que no solo supone algo bueno para el bienestar humano, sino también para el bienestar ambiental. 

La bicicleta es lo que está de moda

Para aquellas personas que suelen movilizarse en transporte público, el volver a tomarlo después de las cuarentenas pudo convertirse en un martirio. Los embotellamientos, la hora pico o ir de pie pasaron a ser problemas menores en comparación al miedo de contagio. Cabe resaltar que según un estudio realizado por la Universidad de Cambridge y la Universidad de Los Andes, el transporte público no es foco de contagio si se cumplen con las medidas de bioseguridad como el uso de mascarilla y el distanciamiento social. Sin embargo, en la práctica, es más que claro que por lo menos la medida de distanciamiento social se vuelve imposible de cumplir y, en ese orden de ideas, los protocolos quedan de lado. 

Lee también: Ecoansiedad: ¿Cómo hacer frente a un futuro aterrador?

El uso de aplicaciones para movilizarse dentro de la ciudad en vehículos particulares es una opción, pero al tratarse de un servicio particular los costos aumentan, lo que hace poco rentable cambiar el transporte público por un transporte particular rentado a partir de una aplicación. 

Por ello, para quienes no tienen la posibilidad o no quieren acceder a tener un automóvil, pero tampoco quieren tener que hacer uso de trasporte público ni acceder a este tipo de aplicaciones, la bicicleta se convirtió en su mejor aliado con la pandemia. Y es que según la OMS, la bicicleta es "es un medio de transporte sostenible, sencillo, asequible, fiable, limpio y ecológico que contribuye a la gestión ambiental, beneficia la salud y actualmente en el contexto de la pandemia COVID-19, es el medio de transporte más seguro para evitar la transmisión". 

Según un reciente informe de la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE), la venta de bicicletas aumentó en un 24% en 2020 en comparación a los anteriores 4 años. Las bicicletas eléctricas son las que más se han vendido, demostrando que hay una clara inclinación hacia la comodidad. 

En Latinoamérica hemos visto también un incremento de bici usuarios y de políticas que impulsan el uso de este vehículo como transporte dentro de la ciudad. Por ejemplo, en Bogotá, la capital de Colombia, en donde se inició un plan de infraestructura para la implementación de más carriles para bicicletas a lo largo de la ciudad, en abril de 2020 se registraron 360.000 viajes en bicicleta diarios. Para diciembre del mismo año, la cifra llegó a ser de unos 650.000 viajes, es decir, hubo un incremento del 80% en el uso de bicicleta. Esto llevó  que Bogotá hoy sea conocida como la capital del ciclismo urbano de América Latina. 

¿Por qué tú también deberías optar por la bicicleta?

Como ya mencionamos, la bicicleta es la mejor opción si se quiere evitar la probabilidad de contagio que supone el transporte público. Pero no solo puede evitar que nos contagiemos de COVID-19, sino que tiene un impacto positivo en la salud humana. El ejercicio constante es necesario para que el cuerpo se mantenga en buen funcionamiento, pero muchas veces el tiempo para hacer actividades deportivas o para ir al gimnasio es muy poco, por lo que comenzamos a dejar de lado el hecho de que nuestro cuerpo necesita ejercitarse para mantenerse saludable. Si optas por la bicicleta como medio de transporte dentro de la ciudad, estarás realizando ejercicio cuando vayas, por ejemplo, a tu trabajo, o cuando te encuentres con tus familiares o amigos.

Pero en tiempos como los que estamos viviendo no solo debería importarnos el bienestar humano, sino también el del medio ambiente, que a la larga termina siendo en pro del bienestar humano. Usando bicicleta estarás reduciendo ampliamente tu huella de carbono, es decir, generarás menos emisiones de gases de efecto invernadero y aportarás a construir una ciudad y una sociedad mucho más responsable con el planeta que tenemos.