fbpx

El Tribunal Supremo ataca ahora la lucha contra el cambio climático

Los jueces del Tribunal Supremo en Estados Unidos han limitado el poder del organismo que regula el medio ambiente en el país. Una decisión delicada para la lucha contra el cambio climático.

Maquinaria industrial emitiendo gases

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: The Supreme Court Now Attacks Climate Change

El Tribunal Supremo, de mayoría conservadora, tras ampliar el derecho a portar armas de fuego en público y arremeter contra el aborto, con el caso "Roe vs Wade", ha dado un paso que pondría en peligro la lucha contra el cambio climático en Estados Unidos y, en consecuencia, en el mundo, al ser el país norteamericano uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero.

Dicho tribunal ha dictado una sentencia en el caso conocido como "Virginia Occidental contra la EPA", mediante la cual limita el poder de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por sus siglas en inglés). Con esta medida,  pretende limitar la capacidad de la EPA para imponer límites a las emisiones de gases de efecto invernadero, como los de dióxido de carbono, principales responsables del cambio climático y calentamiento global. En este sentido, le quita a la Agencia la capacidad de dar lineamientos a nivel nacional, pese a que no modifica ninguna ley o restricción. Siendo así, los Estados tendrán más poder de decidir sus políticas de emisión de gases de efecto invernadero, algo muy peligroso para lograr las metas climáticas que ha trazado Naciones Unidas. Se trata de un retroceso, pues para implementar cualquier medida ambiental será necesario pasar por el congreso, que no es favorable para el Partido Demócrata, quienes principalmente promueven la lucha contra el cambio climático.

 De hecho, esta decisión da un duro golpe al gobierno de Biden, quien de por sí ya estaba siendo un fracaso en materia medioambiental, pese a que tanto abanderó el tema en su campaña. En consecuencia, será más difícil cumplir las metas que Biden se había trazado en materia climática para el 2050. Es preciso recordar que el presidente se volvió a unir al Acuerdo de París, del que Trump había salido, y creó el primer Grupo de Trabajo Nacional sobre el Clima. Su compromiso era reducir las emisiones de efecto invernadero en un 50% para 2030, hacer la transición hacia energías verdes para 2035, lograr una economía neutra en carbono para 2050 y retornar el 40% de los beneficios de las economías limpias a las comunidades desfavorecidas. Al respecto, en la página oficial de la Casa Blanca se asegura  que el tema climático es una prioridad: ”La administración Biden se asegurará de que cumplamos con las exigencias de la ciencia, a medida que empoderamos a los trabajadores y negocios estadounidenses para liderar la revolución de la energía limpia. "

Te recomendamos leer :¿Por qué Biden está incumpliendo sus promesas medioambientales?

Con esta decisión tomada por seis votos a favor y tres en contra, se confirman las sospechas de que el Tribunal Supremo iría por más tras la polémica decisión en el caso "Roe vs Wade". En definitiva, esta decisión constituye un retroceso en materia medioambiental, que pone en peligro a la lucha por el cambio climático del resto del planeta, pues Estados Unidos históricamente ha sido el primer o segundo país más contaminante, a la par con China. La situación se agrava si se tiene en cuenta que en las elecciones de mitad de mandato, que se llevarán a cabo en noviembre, se renovará un tercio del Senado y la Cámara. De esta forma, los demócratas podrían perder en definitiva a sus apoyos. 

No obstante, la decisión del Supremo abré nuevos temores, pues también se abre el camino para que se revisen otras sentencias, que pongan en cuestión derechos progresistas, o que se limite la capacidad de otras agencias como las de salud. El actual Administrador de la Agencia de Protección Ambiental, Michael Regan, manifestó su inconformismo ante la decisión en un comunicado en su cuenta de Twitter. "La decisión restringe lo que hacemos. Pero déjenme ser claro. No nos saca del juego. Todavía podremos regular la contaminación climática", aseguró en entrevista para el Public Broadcasting Service, la red de televisión pública de Estados Unidos.